Recuerdo que cuando era niña me dejaban subirme a un taburete en la cocina para "ayudar" a mi madre a hacer pasteles, cubierta de harina (y me permitían hornear una de mis "formas" de pastelería), o simplemente rebuscar en su cajón de utensilios de cocina, y me hizo pensar en cuántos de estos viejos utensilios han resistido el paso del tiempo, o incluso podrían volver a ser útiles.

Las palas de mantequilla estaban en su colección y eran dos palas de madera con ranuras cortadas a lo largo de cada una. Para ocasiones especiales, se cortaba un bloque de mantequilla en pequeños cuadrados iguales y se colocaba tediosamente uno a uno entre las palas y se hacía una bola haciendo rodar las palas en movimientos circulares opuestos. Me pregunto si esta era una forma elegante de racionar la mantequilla durante o después de la Segunda Guerra Mundial.

Picadora de esponja: era un aparato de metal pesado que se atornillaba al borde de la mesa o la encimera de la cocina (no había ventosas de lujo en aquellos días), con la tabla de pan encajada encima para que la pinza no marcara la mesa. Se utilizaba para picar cosas, normalmente las sobras del asado de los domingos que se convertían en carne picada para el pastel de pastor de los lunes. Flexiona los músculos y aprieta la manivela con fuerza. Tenía una selección de diferentes cortadores para picar diferentes cosas, no recuerdo para qué servían los otros, porque nunca los vi utilizar.

Cortador metálico de patatas: se colocaba una patata pelada en este aparato metálico de alta resistencia y se tiraba de una palanca hacia abajo, como si fuera una máquina de tortura medieval, y ¡he aquí que salían patatas perfectas del otro extremo!

Nido de cortadores de galletas: si no recuerdo mal, solían utilizarse para cortar bollos en formas iguales una vez extendida la masa. Había tres tamaños diferentes, que se mantenían siempre unidos con un trozo de cuerda peluda.

Batidora de mano: tenía dos pequeños batidores y una rueda que se giraba manualmente para hacer circular los batidos. Te morías de cansancio intentando montar las claras en los merengues.

Bandeja de hielo de metal: para sacar los cubitos de hielo, había que hacerla flotar con cuidado sobre un cuenco de agua caliente para calentar el metal lo suficiente como para que el hielo empezara a derretirse.

Cortadora de alambre para huevos. Ocho o diez trozos de alambre en un marco que se empujaba hacia abajo sobre un huevo duro para cortarlo en rodajas (los huevos en rodajas eran un alimento básico en las ensaladas de aquella época, o en un sándwich, con un poco de crema para ensaladas).

Cuchara para el azúcar: siempre había un azucarero con una cucharilla curvada para echar el azúcar en el té, de modo que la cuchara para remover no hiciera grumos de color beige en el azucarero.

Bola demelón : todavía se puede conseguir, como una cuchara de helado en miniatura, con diferentes tamaños en cada extremo del mango, para hacer bolas de melón para las ensaladas de frutas.

Separador de huevos: hoy en día se ha convertido en un dispositivo más sencillo, pero todavía se puede conseguir el estilo original. Era un aparato de metal con un mango y una especie de colador en forma de taza en el que se dejaba caer un huevo y, tras agitarlo suavemente, la clara se separaba y dejaba la yema en la taza.

Pájaros para tartas: me encantaban, y hoy en día los antiguos son objetos de coleccionista. Un pequeño pájaro de cerámica, normalmente un mirlo, con el pico abierto, se utiliza en el centro de la tarta para evitar que se hunda la corteza superior.

Hoy en día, la mayoría de estos dispositivos han sido sustituidos por otros más modernos, o simplemente ya no existen. También hubo novedades: un rompedor de tartas, que parecía un peine metálico gigante con dientes largos. En realidad, estaba pensado para cortar pasteles delicados, como el Angel Food.

Era un trabajo duro ser cocinero en aquellos días. Me pregunto cuántos de los inventos actuales seguirán existiendo para las generaciones futuras.