El presidente ruso ha presionado a Finlandia y Suecia, dos países neutrales desde hace mucho tiempo (casi ochenta años en el caso de Finlandia, más de doscientos en el de Suecia), para que se unan a la alianza de la OTAN, la misma "amenaza" que Putin afirmaba estar tratando de alejar de las fronteras de Rusia. Finlandia tiene una frontera de 1.300 kilómetros con el norte de Rusia.

La respuesta sueca y finlandesa a su invasión de Ucrania habría sorprendido a Putin. No vería ninguna relación entre su invasión de Ucrania, una antigua posesión imperial rusa a la que había que volver a azotar, y dos países independientes que no han estado en la esfera de influencia de Rusia desde hace más de un siglo.

Ellos, en cambio, sí vieron una conexión. Un vecino al que antes consideraban peligroso pero racional se había revelado de repente como un jugador agresivo y probablemente irracional. Ningún gobernante ruso totalmente cuerdo y competente habría atacado a Ucrania con las fuerzas inadecuadas y la estrategia desordenada y demasiado confiada que empleó Putin.

Se podría pensar que la pura incompetencia de Putin tranquilizaría a los suecos y a los finlandeses, pero no fue así. Al contrario, les asusta, porque están en la misma posición que Ucrania desde el punto de vista militar: países relativamente pequeños (Suecia tiene diez millones de habitantes, Finlandia cinco millones) con muy buenas fuerzas militares.

Puedo dar fe de ello personalmente, porque en el transcurso de la realización de un documental sobre la neutralidad pasé un tiempo en el mar en el Báltico con barcos de ataque rápido suecos desde Karlskrona, y con reservistas finlandeses en ejercicios entre Lappeenranta y la frontera rusa.

Con un poco de práctica y acceso de cerca, se puede saber qué militares son de verdad y cuáles son simples soldados de chocolate. Eran personas que sabían lo que hacían y lo hacían con tranquila eficacia. Darían muy buena cuenta de sí mismos si sus países fueran invadidos alguna vez.

Incluso podrían detener a los rusos muertos (y nadie más está en condiciones de invadirlos). Por eso los suecos optaron por la neutralidad: consideraron que así estaban más seguros. Si hubiera una guerra general, no eran un lugar estratégicamente vital y sería muy costoso invadirlos, así que tal vez los principales combatientes los dejarían en paz.

La Unión Soviética impuso la neutralidad a los finlandeses tras la Segunda Guerra Mundial. Perdieron mucho territorio a manos de los rusos, pero lucharon lo suficiente como para que Moscú les dejara ser neutrales en lugar de reducirlos a la condición de satélites.

Entonces, ¿por qué han decidido ambos países entrar en la OTAN? Siguen siendo unos huesos tan duros de roer que probablemente podrían detener a los rusos por sí solos si Moscú también estuviera inmerso en una guerra con la OTAN. ¿Y por qué iban a atacar los rusos sólo a ellos? Manténgase neutral, e incluso en el peor de los casos los rusos probablemente pasarán de largo.

Esa seguía siendo una apreciación válida hasta el 24 de febrero de 2022, y de repente dejó de serlo. Putin invadió Ucrania, probablemente para asombro incluso de su propio entorno, y desde el principio empezó a lanzar advertencias veladas sobre el recurso a las armas nucleares si se veía frustrado.

El ataque ruso en Ucrania se empantanó casi de inmediato, como era de esperar a menos que el ejército ucraniano fuera totalmente inútil. Demasiadas pocas tropas rusas, demasiadas líneas de ataque. Y las insinuaciones de Moscú sobre el recurso a las armas nucleares para compensar una derrota convencional se multiplicaron.

Esto es una locura, y todas las habilidades militares y el hardware que los países bálticos podrían aportar en una guerra convencional serían irrelevantes si se enfrentaran ellos mismos a amenazas nucleares rusas similares.

La única respuesta eficaz a una amenaza nuclear es una promesa creíble de represalias nucleares. Suecia y Finlandia no tienen armas nucleares, y la única forma de tener su seguridad garantizada por una disuasión nuclear es entrar en la OTAN, así que eso es lo que están haciendo.

A los suecos siguen sin gustarles las armas nucleares, y la Primera Ministra Magdalena Andersson recalcó que Suecia no permitirá que haya tropas extranjeras ni armas nucleares en el país, pero el acuerdo está hecho.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, exige que los dos países bálticos expulsen a algunos activistas kurdos antiturcos como recompensa por no vetar esta expansión de la OTAN, pero este problema se solucionará. Llevará meses hacer el trabajo legal, pero en la práctica, los dos países bálticos ya están cubiertos por la garantía nuclear de la OTAN.