Se puede imaginar que la Casa Blanca tiene esa estrategia, aunque nunca lo admitiría. Después de todo, si Ucrania consiguiera expulsar al ejército ruso de todo el país, Moscú podría entrar en pánico y pasar a las armas nucleares. El principal deber del presidente Biden es mantener la seguridad de Estados Unidos, no devolver la frontera ucraniana a su lugar de origen.

Para Ucrania, la guerra es literalmente existencial. El líder ruso Vladimir Putin no sólo quiere conquistar Ucrania, sino borrar su propia identidad, por lo que el presidente Volodymyr Zelensky se arriesgaría a todo, incluida la guerra nuclear, para evitarlo.

Para Rusia no es existencial en absoluto, pero Putin parece haberse convencido de que lo es. Tal vez sea un farol, pero ¿apostarías el mundo por ello?

Mientras que para el presidente Joe Biden y Estados Unidos, la ÚNICA amenaza existencial es la guerra nuclear. Si no considerara al menos cómo puede poner al gobierno ucraniano en una situación de riesgo, estaría faltando a su deber constitucional.

La forma obvia de limitar la libertad de acción de Zelensky es controlar la escala y la velocidad con la que se entregan las armas "avanzadas" a Ucrania. (No MUY avanzadas: no hay nada de menos de 15 años.) Y hay algunos indicios de que Biden está haciendo exactamente eso.

Desde que el ejército ruso renunció a intentar tomar Kiev y otras ciudades del norte de Ucrania hace diez semanas y concentró sus fuerzas en el este (el Donbás), ha vuelto al estilo de guerra que mejor sabe hacer: bombardeos masivos de artillería seguidos de asaltos de infantería. Es burdo, sangriento y caro, pero al final suele funcionar.

Se ha convertido en una guerra de artillería, y aunque los rusos tienen mucha más artillería, los ucranianos utilizaron GPS, aviones no tripulados y similares para igualar el campo de juego. Empezó a parecerse a una versión en miniatura de la Primera Guerra Mundial, con el ejército ruso sufriendo grandes bajas por pequeños avances, pero siguió avanzando inexorablemente.

Ambos bandos utilizaban principalmente armas soviéticas antiguas, pero en una guerra de desgaste, los rusos tenían más de todo: soldados, armas, proyectiles, todo. Las pérdidas ucranianas ascendieron a entre cien y doscientos muertos al día, y empezaron a escasear tanto las armas como los proyectiles. Sus peticiones de más y mejores armas aumentaron, y obtuvieron una curiosa respuesta.

Estados Unidos envió en abril sólo dieciocho obuses de 155 mm. a Ucrania, pero los despojó de los avanzados sistemas informáticos que mejoran la eficacia y la precisión de las armas. A continuación, dedicó tres semanas a entrenar a las tripulaciones de estos cañones en el extranjero antes de desplegarlos en el frente. Sólo entonces envió algunos obuses más (también sin ordenadores).

Ahora hay 109 de esos obuses en Ucrania, pero sin duda entretanto han muerto o han resultado heridos muchos miles de soldados ucranianos que podrían haberse salvado si los cañones hubieran llegado más rápidamente. Todavía está lejos de ser suficiente, y ahora se repite el mismo escenario con la artillería de cohetes.

Los Sistemas de Lanzamiento Múltiple de Cohetes (MLRS) tienen el doble de alcance que los obuses (80-90 km.), y los rusos los han estado utilizando para machacar las líneas ucranianas sin piedad. Los lanzacohetes ucranianos eran viejos, escasos y poco precisos, por lo que durante muchas semanas ha estado rogando por armas comparables de la OTAN.

Estados Unidos ha enviado a Ucrania cuatro -cuatro- lanzacohetes HIMARS. Podría enviar más HIMARS después de que las tripulaciones de estos cuatro lanzadores, compuestas por tres hombres, hayan terminado su entrenamiento de tres semanas en el extranjero y "demuestren que pueden utilizarlos eficazmente", dijo el Subsecretario de Defensa de Estados Unidos para Políticas, Colin Kahl.

Mientras tanto, el asesor presidencial ucraniano Mikhaylo Podolyak dice que su país necesita 300 sistemas de lanzamiento MLRS y mil cañones de 155 mm para lograr la "paridad de armas pesadas" con los rusos. Veremos formaciones de cerdos sobrevolando antes de que eso ocurra.

Llama la atención que el Reino Unido haya anunciado el envío de lanzacohetes similares al mismo tiempo, pero no hubo ninguna tontería sobre tres semanas de entrenamiento fuera de Ucrania. El ejército ucraniano tiene una de las mejores escuelas de artillería de Europa, así que el Reino Unido sólo está enviando manuales de instrucción.

Por lo tanto, hay razones para sospechar que el lento suministro de armas estadounidenses a Ucrania es deliberado y tiene como objetivo evitar que el gobierno ucraniano gane demasiado pronto o demasiado grande. Es mejor que ambas partes se agoten y lleguen a algún tipo de acuerdo de paz de compromiso.

Por supuesto, los ucranianos podrían realmente perder como resultado de esta política, en cuyo caso Biden tendría que elegir si los salva con una intervención militar directa o no. Señoras y señores, hagan sus apuestas.