Pero en toda la Península Ibérica y gran parte del sur de Europa, estas escenas se están volviendo demasiado familiares incluso durante los meses de invierno. Hubo un tiempo en el que las escenas devastadoras de sequías extremas sólo se veían en tierras lejanas como África o Australia. Pero cuando viajé por el sur de Europa a principios de este año, me sorprendió lo extendidas que están las sequías, especialmente en muchas partes del sur de Iberia.

Durante un paseo a un barragem en la región del Alentejo, fue muy aleccionador ver cómo los niveles de agua habían bajado precariamente. La cuenca parecía estar llena en menos de un tercio, posiblemente incluso menos. Vi los restos de árboles muertos atrapados en el barro seco y enloquecido que había formado el fondo del profundo lago. Incluso me topé con el casco podrido de una barca de remos hundida hacía mucho tiempo, que había reaparecido inesperadamente muchas décadas después de haberse perdido en las turbias profundidades. El nombre de su propietario, "Carlos", seguía grabado en el asiento de madera. La vieja embarcación sirvió como recordatorio aterrador de que las sequías severas e intempestivas se están acercando demasiado a casa para ser cómodas.

La sequía de hoy

Se dice que tanto España como Portugal están soportando el clima más seco desde hace al menos 1.200 años. No tengo ni idea de cómo se puede saber, con seguridad, lo que hacía el clima en esa época; pero esto es lo que nos dicen los expertos. Personalmente, no me preocupa demasiado lo que ocurría hace 1.200 años, pero, francamente, es reconfortante saber que esos extremos ya se han producido antes. Creo que podemos estar seguros de que las antiguas sequías tenían poco que ver con el tráfico rodado o los aviones. Lo que me preocupa es que la sequía actual, en caso de que persista, tiene consecuencias potencialmente graves para la producción de alimentos y el turismo. Con una población creciente, el mundo no puede permitirse el lujo de perder una capacidad esencial de producción de alimentos.

Por regla general, la mayor parte de la lluvia de la Península Ibérica cae durante los meses de invierno. Los sistemas de bajas presiones se precipitan desde el Océano Atlántico y vierten la preciada humedad sobre la masa de tierra. Esto mantiene los cultivos sanos y ayuda a alimentar a una población creciente.

Sin embargo, cuando los sistemas de altas presiones (conocidos como máximos de las Azores) se anclan obstinadamente frente a la costa ibérica, tienden a bloquear los frentes portadores de humedad que atraviesan España y Portugal. Los pocos que consiguen abrirse paso tienden a desaparecer antes de tocar tierra y, por tanto, no generan tanta lluvia útil como podrían hacerlo.

Los investigadores han descubierto que los inviernos con sistemas de altas presiones inusualmente fuertes en las Azores han aumentado del 10% (hace doscientos años) a más del 25% en los tiempos modernos. También descubrieron que estos sistemas de altas presiones tienden a empujar un tiempo más húmedo hacia el norte, haciendo que los aguaceros en el noroeste del Reino Unido y el norte de Europa sean más frecuentes y extremos. Esto ha provocado inundaciones más frecuentes en partes del Reino Unido e Irlanda. Así, "la lluvia de España cae principalmente en Gales. Cumbria y Escandinavia" dejando las "llanuras de España" con un aspecto claramente reseco.

La sequía ibérica

Los científicos atribuyen la prevalencia y el aumento de la fuerza de los máximos de las Azores a la actual sequía ibérica, achacando estas anomalías ambientales a las emisiones antropogénicas de carbono. Se ha observado que la prevalencia de las persistentes altas de las Azores durante los últimos cien años no tiene precedentes si se compara con la situación de los mil años anteriores. Si estas tendencias continúan, las implicaciones son potencialmente desastrosas para Iberia y muchas otras tierras mediterráneas.

Iberia se ha visto muy afectada por olas de calor y sequías cada vez más frecuentes en los últimos años. Este mayo (2022) ha sido el más caluroso jamás registrado en España. Muchos aún no habrán olvidado los terribles incendios forestales que mataron a decenas de personas en 2017. Los ecologistas temen que el río Tajo corra el riesgo de secarse por completo a medida que se demandan cada vez más sus aguas aguas arriba.

Ahora viene lo complicado. Los investigadores han elaborado datos que se remontan a cientos de años atrás utilizando modelos generados por ordenador. Los resultados revelaron que antes de 1850 (el comienzo de las importantes emisiones de gases de la revolución industrial) los grandes sistemas de alta presión de las Azores sólo se producían una vez cada diez años de media. Pero después de 1980, esta cifra se disparó a una vez cada cuatro años. Los científicos llegaron a la conclusión de que las altas presiones extremadamente grandes en las Azores reducen la precipitación media durante los meses de invierno en más de un 33%. Además, el análisis de los datos químicos tomados de las estalagmitas encontradas en algunas cuevas portuguesas, ha demostrado que las bajas cifras de precipitaciones se correlacionan con la presencia de grandes altas de las Azores.

Graves consecuencias

Estos hallazgos suponen graves implicaciones para los recursos hídricos de toda la Península Ibérica. Podría haber consecuencias muy reales que afecten a la disponibilidad de agua en el futuro para la agricultura, así como para otras industrias que hacen un uso intensivo del agua, como el turismo. Hasta el momento, los resultados no son buenos, ya que España es el segundo país más popular para el turismo en el extranjero en 2019 (antes de la pandemia), recibiendo la sorprendente cifra de 85 millones de visitantes. Utilizan mucha agua per cápita.

En cuanto a la agricultura, España es el mayor productor de aceitunas del mundo. El país también cultiva muchas uvas, naranjas, tomates y muchas otras frutas y verduras básicas que aparecen regularmente en los estantes de nuestros supermercados. Sin embargo, la pluviometría ha disminuido entre 5 y 10 mm al año desde los años 50, y se prevé que las lluvias invernales disminuyan entre un 10 y un 20% más a finales de este siglo.

Las simulaciones informáticas del clima de la Tierra durante el último milenio abarcan un periodo que llega hasta 2005. Otras simulaciones proporcionan datos que cubren años más recientes. Todas ellas demuestran que se espera que las alturas de las Azores sigan aumentando. Es evidente que esto aumentará los fenómenos de sequía en la Península Ibérica y más allá.

Aunque todo esto parece presentar una visión general deprimentemente cataclísmica, es difícil ignorar los hechos cuando vemos las pruebas de primera mano. Están ahí para que todos las veamos si sólo abrimos los ojos. No es necesario que nos basemos en relatos o análisis de terceros potencialmente "sesgados".

Los recientes acontecimientos geopolíticos han llevado a los líderes mundiales a reflexionar mucho más sobre el uso de los combustibles fósiles y nuestra excesiva dependencia de suministros y proveedores inestables. Está claro que hace tiempo que existen medidas y soluciones para ayudar a mitigar los crecientes problemas medioambientales de nuestro mundo. Es una lástima que la agenda sólo haya empezado a moverse ahora que sentimos el final de un proverbial barril presionado contra nuestras sienes.

La retrospectiva es, por supuesto, una cosa maravillosa, pero en lugar de actuar más rápidamente con el espíritu de que la prevención es infinitamente preferible a la cura, todos hemos sido culpables de una gran complacencia cuando se trata del medio ambiente. Pero ahora, la escritura está en la pared y el mundo claramente no está en un lugar particularmente bueno. Los problemas de hoy representan un oportuno disparo en la proa. Lo ignoramos por nuestra cuenta y riesgo.