El problema fue que, desde que el expresidente Donald Trump destrozó unilateralmente el acuerdo en 2018, imponiendo sanciones estadounidenses de "máxima presión" contra Irán con la esperanza de extraer más concesiones, los iraníes han ido descartando poco a poco los controles que aceptaron en el acuerdo original.

Los tres países europeos que garantizaron el acuerdo, Gran Bretaña, Francia y Alemania, respaldaron al jefe del OIEA, advirtiendo que "cuanto más avanza Irán y acumula conocimientos con consecuencias irreversibles, más difícil es volver a ese acuerdo."

En otras palabras, una vez que los iraníes han aprendido todo lo que necesitan saber para enriquecer uranio hasta convertirlo en armamento, no pueden prometer que lo olvidarán de nuevo. Tendrán ese conocimiento para siempre, lo que en cierto modo anula el propósito del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), el ridículo nombre oficial del acuerdo de 2015.

De hecho, es peor que eso. El 9 de julio, Teherán anunció que ha instalado nuevas centrifugadoras que permitirán a Irán enriquecer uranio con una pureza del 90%, suficiente para fabricar cabezas nucleares.

Se trata de centrifugadoras ajustables que pueden cambiar fácilmente entre diferentes niveles de enriquecimiento, e Irán dice que actualmente están configuradas para una pureza de sólo el 20%. Pero el JCPOA fijó el enriquecimiento máximo permitido en el 3,67%, por lo que Irán ya está muy por encima del límite.

Para empeorar las cosas, el enriquecimiento es más fácil a medida que aumentan los niveles de pureza. Pasar del mineral de uranio al 3,67% requiere mucho tiempo y energía. Pasar de ahí al 20% requiere mucho menos, y pasar del 20% al 90% aún menos. Los iraníes pueden superar el último obstáculo cuando quieran.

Además, el resto del mundo sólo tendrá que creer en su palabra de que no han llegado al 90%, porque 27 de las cámaras especiales que el OIEA instaló para verificar que Irán no supera el nivel de enriquecimiento acordado se apagaron en junio. Las 40 restantes pueden apagarse cuando Teherán quiera.

¿Y qué va a hacer el resto del mundo al respecto? No mucho. De hecho, parece que, en retrospectiva, ni Washington ni Teherán esperaban realmente resucitar el acuerdo de 2015: había pasado demasiado tiempo, y se limitaban a pasar por el aro.

Cuando Joe Biden entró en la Casa Blanca en enero de 2021, sus declaraciones previas sobre el JCPOA le obligaron a intentar reparar el daño causado por Donald Trump. Sin embargo, puso más empeño en aplacar a los halcones antiiraníes del Congreso que en las conversaciones con el régimen del presidente reformista iraní Hassan Rouhani (el hombre que firmó originalmente el acuerdo).

Biden sabía que a Rouhani sólo le quedaban seis meses de presidencia y que era probable que le sucediera en el cargo el partidario de la línea dura Ebrahim Raisi. (Rouhani no podía volver a presentarse, y la gente del Líder Supremo estaba descalificando a los candidatos rivales). Sin embargo, Biden apenas movió un dedo para reiniciar negociaciones serias.

Luego, después de que Raisi sustituyera a Hourani a principios de agosto del año pasado, Estados Unidos e Irán acordaron un plazo de cinco meses, supuestamente para dar tiempo a la nueva administración de Raisi a ponerse al día en la cuestión. ¿Por qué lo consintió Biden? Porque sabía que ya era una causa perdida.

2021 fue el año en que los niveles de enriquecimiento de Irán aumentaron hasta niveles muy superiores a los límites del JCPOA. Cuando finalmente se reanudaron las negociaciones en diciembre pasado, todo el mundo sabía que el propósito original del acuerdo había sido superado por los acontecimientos. Irán se ha convertido en una potencia de "umbral nuclear", capaz de fabricar bombas reales en los seis meses siguientes a la palabra "adelante" en cualquier momento del futuro.

Esa es la realidad, y por eso las conversaciones posteriores han sido más bien displicentes. Está claro que Irán no tiene prisa por construir armas nucleares reales, y nadie sale ganando si se abandonan completamente las conversaciones, pero éstas no van a ninguna parte y todo el mundo lo sabe.

Esto es una decepción, pero no un desastre. Las posibles armas nucleares iraníes en algún momento del futuro son menos amenazantes que las armas nucleares reales de Corea del Norte en el presente, y el Lejano Oriente ha aprendido a vivir con ello. Oriente Medio es un barrio más difícil, y hubo pocos signos de pánico durante la reciente gira del presidente Bidens por la región.

Ni siquiera tuvo que prometer que las armas nucleares estadounidenses estarían disponibles para disuadir a un potencial Irán con armas nucleares. Los varios cientos de armas nucleares no admitidas de Israel son suficientes para ello.