La implicación es que algún fumador ruso descuidado tiró su colilla y provocó un incendio que desencadenó explosiones. Eso no es un testimonio de la disciplina de las tripulaciones de tierra de la fuerza aérea rusa, pero es mejor que admitir que los misiles ucranianos han llegado a 225 km detrás de las líneas rusas para destruir todo un escuadrón de cazas rusos.

Moscú también afirmó que ningún avión ruso había sido dañado por las explosiones en Crimea, aunque los restos de los cazas destruidos eran claramente visibles en los "overheads" de las observaciones por satélite.

El Ministerio de Defensa ruso jugó al mismo juego tonto en abril cuando los misiles de crucero ucranianos hundieron el "Moskva", el buque insignia de la Flota del Mar Negro de Rusia. Afirmó que un incendio había provocado la explosión de las municiones y que el barco se hundió mientras era remolcado debido a "mares tormentosos" (aunque en realidad el mar estaba en calma total en ese momento).

¿Y qué causó ese incendio? Otra vez los fumadores descuidados, presumiblemente, porque incluso las declaraciones más condenatorias sobre la indisciplina y la incompetencia de los marineros y aviadores rusos son preferibles a la admisión de que los ucranianos están haciendo realmente daño a Rusia.

El Ministerio de Defensa de Ucrania se divierte con esto, informando que "no puede establecer la causa del incendio [en el aeródromo ruso], pero una vez más recuerda las normas de seguridad contra incendios y la prohibición de fumar en lugares no autorizados".

Asumir la responsabilidad de estos ataques en lo profundo del territorio controlado por Rusia no le interesa a Ucrania, por lo que se alegra de que Rusia asuma la culpa. Varios funcionarios de defensa anónimos en Kiev enturbiaron aún más las aguas al sugerir que los partisanos ucranianos eran responsables, o las fuerzas especiales ucranianas que ya operaban lejos de las líneas del frente ruso.

Pero, ¿por qué no le interesa a Ucrania hacerse cargo de estas pequeñas pero simbólicas victorias?

Es porque el frente realmente decisivo en esta guerra es la rapidez con la que se envían los sistemas de armas estadounidenses y de la OTAN a Ucrania, y eso está determinado por un proceso que parece derivado en gran medida del viejo juego infantil de "Mother May I" (también conocido como "Giant Steps").

El movimiento inicial es bastante sencillo: Kiev pide a Washington un centenar de sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple HIMARS para poder contrarrestar la enorme superioridad de Rusia en sistemas de artillería y cohetes más antiguos y expulsar a las fuerzas de Moscú del territorio ucraniano.

Washington responde que puede dar dos pasos de gigante y un salto de rana. No, un momento, responde que Ucrania puede tener cuatro sistemas HIMARS ahora. Una vez que las tripulaciones hayan sido entrenadas y hayan demostrado su destreza en el uso de las armas, Kiev puede comenzar la siguiente ronda del juego pidiendo más. Esto lleva cuatro semanas.

Entrando en el espíritu del juego, Ucrania pide entonces sólo veinte HIMAR más, dejando el resto para más adelante. Washington responde que puede dar cuatro pasos de bebé y una pirueta, o mejor dicho, cuatro HIMAR más ahora, pero con el alcance todavía restringido a 70 km. y sin munición termobárica (explosivos de aire-combustible). Y así sucesivamente.

Ahora estamos en la cuarta ronda de este juego, con dieciséis HIMAR prometidos de los cuales Ucrania ya ha desplegado entre ocho y doce en el campo de batalla. A este ritmo, Ucrania tendrá los cien HIMAR que necesita para expulsar a los rusos hacia abril de 2024.

Se está jugando de forma similar con otras armas muy necesarias de los arsenales de la OTANcomo aviones de combate de fabricación occidental, modernos sistemas de defensa antiaérea y misiles de mayor alcance para ataques como el de la base aérea de Saki. Todo ello está impulsado por un exceso de precaución ante tal "escalada" en la Casa Blanca y en el Consejo de Seguridad Nacional.

Washington tiene razón al preocuparse por las reacciones de Rusia, pero es propenso a ver a los rusos como niños peligrosamente excitables. No lo son. Son jugadores de póquer (NO de ajedrez) que apostaron con demasiada confianza y que ahora intentan salir de un farol. La élite dirigente rusa, o al menos la mayor parte de ella, sigue siendo racional.

Los ucranianos, sin embargo, tienen que tener en cuenta las preocupaciones estadounidenses incluso cuando utilizan sus propias armas, algunas de las cuales han sido modificadas para tener un mayor alcance, sobre objetivos rusos distantes. La forma más sencilla es fingir que no fueron sus armas las que causaron el daño.

La misma política se aplica a los numerosos actos de sabotaje llevados a cabo en Rusia por agentes ucranianos, y por un feliz accidente los rusos están dispuestos a colaborar en esta ficción. Prefieren culpar a la torpeza, la ignorancia y la incompetencia de sus propias tropas que dar el crédito a los ucranianos.