Probablemente no lo sea. El patrón normal del presidente ruso, cuando se encuentra con un revés importante, ha sido escalar, por lo que no está actuando fuera de su carácter. Sin embargo, es evidente que está mal informado por sus propios generales, o simplemente no los escucha.

La idea de que 300.000 reservistas (con una formación militar limitada hace años) y especialistas técnicos de diversa índole (sin experiencia militar alguna) pueden convertirse en una fuerza de combate útil en un par de semanas, o incluso en un par de meses, es extraña. Demuestra lo ignorante que es Putin en materia militar.

El ejército ruso no tiene el equipo necesario para armar a toda esta gente, ni siquiera suficientes instructores que no estén ya en el frente para convertirlos en verdaderos soldados. Cuando estos reclutas, en su mayoría poco dispuestos, sean introducidos poco a poco en un ejército ya desmoralizado, harán que el caos sea aún peor.

Luego están los "referendos". Después de haber pospuesto los planes de organizar referendos sobre la adhesión a Rusia en las cuatro provincias que controla parcialmente, Putin los volvió a programar de repente tras los grandes avances ucranianos de mediados de septiembre. Las votaciones comenzaron en las partes ocupadas por Rusia de las provincias de Luhansk, Donetsk, Zaporizhzhiya y Kherson el pasado viernes.

Soldados rusos armados fueron de puerta en puerta con urnas, preguntando si la gente quería unirse a Rusia. Los soldados escribían las respuestas (una por cada familia) y luego las introducían en la urna.

La pregunta es por qué se molestaron en hacer esta farsa. Obviamente, Putin necesitaba distraer a los rusos del reciente desastre militar, pero también puede haber tenido otra razón para apresurar la votación y anexionar toda la tierra que ahora tienen sus tropas.

Si las regiones conquistadas se convirtieran en "territorio ruso", entonces podría alegar que cualquier intento posterior de Ucrania de reconquistarlas es un ataque a la propia Rusia. Los ucranianos, obviamente, ignorarían esta argucia legal, pero le permitiría (según las normas rusas) iniciar el uso de armas nucleares.

Putin sabe que Occidente conoce el funcionamiento de las normas rusas en materia de armas nucleares, por lo que puede esperar que esto haga más plausibles sus amenazas de guerra nuclear. Probablemente no lo hará, pero ¿qué se consigue cuando se llama al farol de un hombre que no va de farol?

Tal vez sólo se esté aprovechando de esa reputación, y esta vez sí que va de farol, pero no tiene sentido seguirle por ese camino. Consideremos lo que sabemos con certeza.

Rusia está perdiendo actualmente la guerra en Ucrania, aunque lentamente, y hay pocas posibilidades de que su ejército pueda darle la vuelta. 300.000 reclutas más, mal entrenados y resentidos, no supondrán una gran diferencia cuando el recipiente en el que deben introducirse, el ejército ruso, ya está roto.

La posición de Putin, y quizás su vida, están en peligro si se produce otra gran victoria ucraniana. Puede que aún no se dé cuenta de ello, pero acabará comprendiendo que su supervivencia depende de una paz negociada que no le humille totalmente a él y a Rusia, por ejemplo, un alto el fuego que devuelva a ambas partes a las líneas de alto el fuego anteriores a 2014.

Su problema será que los ucranianos están llenos de confianza en este momento, y no están dispuestos a dársela. Quieren que se les devuelva todo el territorio robado, y la única palanca que podría hacerles cambiar de opinión (y a sus partidarios occidentales) es un ataque nuclear a Ucrania.

Sólo un arma nuclear "táctica" muy pequeña (con un alcance inferior a los kilotones), lanzada sobre un terreno poco poblado o frente a la costa ucraniana. No podría ser más que eso, porque los generales de la cadena de mando rusa no aceptarían órdenes de un ataque mayor que pudiera iniciar una guerra nuclear completa. Puede que sean corruptos, pero la mayoría de ellos aman a sus familias.

Sin embargo, es posible que acepten una sola bomba nuclear, especialmente si Putin puede persuadirles de que se trata de una estratagema diplomática razonablemente segura destinada a obligar a los ucranianos o incluso a la OTAN a sentarse a la mesa de negociaciones. Entonces, ¿qué deberían hacer estas últimas partes si esto sucede?

El hecho clave a tener en cuenta es que los mismos generales rusos probablemente no escalarían más si la OTAN no diera una respuesta nuclear a esa única bomba nuclear rusa. Se limitarían a esperar que el terror y la repulsión que recorren Rusia y todos los demás países acaben con Putin.

¿Puedo garantizar que eso ocurra? Por supuesto que no, pero probablemente sería así. ¿Y qué se perdería con esperar a ver si ocurre?