Las etiquetas energéticas de la Unión Europea se han modificado recientemente para facilitar la vida de los consumidores y promover las elecciones inteligentes. Ahora la escala comienza desde la A (más eficiente) hasta la G (menos eficiente), eliminando así las difíciles escalas situadas entre las clases A y B (A+, A++ y A+++).


Según el DECO, este cambio aclara el abanico de opciones para el consumidor, afina los niveles de eficiencia requeridos para que un aparato sea considerado en las clases A a G, además de plantear retos a los fabricantes.


Como ejemplo, "según la nueva etiqueta energética, eligiendo un frigorífico de clase energética A, en lugar de uno de clase F, se pueden ahorrar 190 kWh/año, lo que equivale a 41 euros al año, o 58 kg de CO2 al año o a plantar 6 árboles".


La nueva etiqueta energética puede encontrarse en diferentes electrodomésticos y aparatos de refrigeración (frigoríficos, congeladores, aparatos combinados de refrigeración y almacenamiento de vino), lavadoras y máquinas combinadas de lavado y secado, lavavajillas, pantallas electrónicas (televisores, monitores y pantallas de señalización digital), equipos comerciales (máquinas de refrigeración de venta directa o vending, refrigeradores de bebidas y congeladores para helados) y fuentes de luz.


Además, según DECO, se han introducido dos novedades en la etiqueta energética: el código QR y EPREL, la base de datos europea de registro de productos para el etiquetado energético. A partir de ahora, a través del Código QR, los consumidores podrán consultar la base de datos en línea EPREL, accediendo a la etiqueta energética y a la hoja de información del producto con otra información relevante para tomar una decisión inteligente. Con la herramienta LABEL2020, también es posible calcular el consumo de energía a lo largo de varios años, analizar y guardar varios productos, para comparar posteriormente las etiquetas energéticas y tomar una decisión informada en el momento de la compra.


En definitiva, DECO y ADENE quieren dar a conocer la nueva etiqueta energética, ya que es una herramienta útil para informar a los clientes de que pueden realizar compras más sostenibles, permitiéndoles reducir sus facturas de energía. Si tiene alguna pregunta, póngase en contacto con nosotros.