Está siendo juzgado por soborno, fraude y abuso de confianza, las pruebas contra él son sólidas y su peligro es real. El sistema judicial es uno de los pocos aspectos de la vida pública israelí que no se ha politizado: el ex primer ministro Ehud Olmert fue condenado a seis años de cárcel (reducidos a 18 meses en la apelación) por exactamente los mismos cargos a los que se enfrenta ahora Netanyahu.

Netanyahu se ha beneficiado de ser un populista de derechas y ultranacionalista en un momento en que ese sabor está teniendo un éxito considerable en la política (Trump, Bolsonaro, Orbán, Meloni, Modi, etc.). Pero no deja de ser llamativo que un solo hombre pueda convertir su destino en la cuestión política central de un país de 10 millones de habitantes.

¿Por qué se molestaría en hacerlo, dado que los primeros ministros en activo pueden ser acusados, juzgados e incluso destituidos del poder si son declarados culpables por los tribunales? Porque es una especie de seguro: un primer ministro condenado no puede ser destituido hasta que se hayan agotado todas las posibilidades de recurso, lo que podría llevar muchos años.

Además, un primer ministro, utilizando su mayoría en el parlamento, puede intentar cambiar o abolir las leyes que ha sido acusado de infringir. Netanyahu aún no lo ha conseguido, porque todos los gobiernos israelíes son coaliciones,y no ha podido persuadir a sus socios políticos para que lo hagan. Sin embargo, esta vez podría ser diferente.

Los intentos políticos de derribar varias coaliciones lideradas por su Partido Likud comenzaron incluso antes de que fuera acusado formalmente a finales de 2019, y apenas consiguió una victoria en cada una de las tres primeras elecciones. Después de doce años consecutivos en poder,perdió la cuarta elección en 2021 por un margen igualmente estrecho margen yestá actualmente en la oposición.

Pero Bibi se esfuerza por volver a ocupar el cargo el mes que viene, y esta vez podría formar una coalición que acabe con sus preocupaciones legales. El Partido Sionista Religioso (RZP) es relativamente nuevo en la escena, pero ya es el tercer partido del país.

Si una banda de delincuentes consigue hacerse con el poder político, es de esperar que despenalice la delincuencia. Si el RZP se une a una coalición victoriosa liderada por el Likud, su propuesta de plan de "Ley y Justicia" quitaría poder a los tribunales y se lo daría a los políticos, y sobre todo, anularía la actual ley contra el fraude y el abuso de confianza.

Las principales figuras del RZP, Bezalel Smotrich e Itamar Ben-Gvir, estuvieron en su día fuera del alcance de la política israelí.

Ben-Gvir es famoso por admirar al terrorista israelí Baruch Goldstein, que asesinó a 29 palestinos e hirió a otros 125 en Hebrón en 1994. Smotrich dice que "Israel debería ser dirigido según la ley de la Torá" - una teocracia como Irán, en otras palabras. Pero la política israelí se ha movido ahora lo suficientemente a la derecha como para incluirlos incluso a ellos: El 62% de los israelíes se identifican ahora como de derechas.

Bibi no es un fanático religioso, pero las "reformas legales" de Smotrich' de Smotrich anularíananularían la acusación de Netanyahu, por lo que no tendría ninguna reserva a la hora de dar al RZP altos cargos en el gabinete si los partidos de derecha obtienen suficientes escaños en estas elecciones para formar gobierno.

¿Lo harán? Es imposible decirlo. El número mágico es 61 (de los 120 escaños de la Knesset), y los partidos de derechas y pro-Netanyahu obtienen sistemáticamente sólo 59 o 60 escaños en las encuestas. Los partidos judíos de la actual coalición obtienen 56, y los cuatro partidos que representan a los ciudadanos árabes de Israel obtienen cuatro escaños (o posiblemente ninguno, si no consiguen unirse).

Al igual que las cuatro elecciones anteriores, es probable que ésta acabe siendo un cliff-hanger. Puede que ni siquiera sea la última de la serie, ya que la mayoría de los israelíes votan siempre lo mismo. Mientras tanto, sin embargo, el mundo real que les rodea se está yendo al infierno.

Los tres millones de árabes palestinos de la Cisjordania ocupada están al borde de la ruptura. La Autoridad Palestina, el instrumento de Israel para controlar los territorios ocupados, ha perdido toda autoridad. El líder no elegido de la AP, Mahmoud Abbas, de 86 años, tiene una salud precaria y no tiene un sustituto o sucesor designado.

Las ciudades de Yenin y Nablus, en el norte de Cisjordania, ya están efectivamente fuera del control de Israel o de la AP. Los jóvenes militantes de la milicia "Lion's Den", fuertemente armados, dominan las calles, excepto cuando el ejército israelí entra disparando, y una tercera "intifada" a gran escala puede estar a pocas semanas de distancia.

Sin embargo, los votantes israelíes, permanentemente distraídos por el melodrama de Netanyahu, parecen no ser conscientes de lo que se les viene encima.