"Hay una gran probabilidad de que hayamos superado el objetivo de un millón de visitantes, lo que prueba una vez más que la feria cumple su papel de promover la lectura y los índices de alfabetización", afirmó el presidente de la Asociación Portuguesa de Editores y Libreros(APEL).

Según Pedro Sobral, en términos de ventas, los objetivos también parecen haber superado las expectativas, ya que "la mayoría de los asociados" afirman que la feria, que tuvo lugar entre el 29 de mayo y el 16 de junio, "fue mejor que en el pasado".

Por lo que se observó, además del aumento del número de visitantes, hubo "mucha más gente con libros", añadió, precisando que un dato que ya se puede adelantar es que "el 71% de los visitantes que acudieron a la feria del libro fueron para comprar".