La autoridad nacional de salud y seguridad, ASAE, dijo que se inició una inspección para frenar la reventa online de entradas de Fórmula 1 con fines de lucro.

Como parte de la operación, al menos "se incautaron 12 entradas, con valores nominales entre 255 y 585 euros", algunas de las cuales se revendieron por casi el doble de esas cantidades.