Estos cazadores-recolectores vivían a menos de cinco kilómetros de una cueva que parece haber estado habitada hasta hace 37.000 años por uno de los últimos grupos de neandertales en Europa, lo que llevó a los investigadores a concluir que es posible que estos grupos hayan vivido juntos durante siglos.