Mide 516 metros, tiene una caída escarpada hacia el río y los acantilados, mientras conecta una cascada y el desfiladero de Paiva. El puente se llama el 516 Arouca, y está situado a las afueras de Oporto. Se estima que la caminata a través del mismo tomará entre 5 y 10 minutos. Aunque no hay una fecha oficial para su apertura, se espera que esté listo a finales de este mes.