Nueva Caledonia ha votado para seguir siendo francesa por una mayoría del 53,3 por ciento al 46 por ciento.

Esa no es una mayoría abrumadora, pero fue el segundo referéndum en dos años para rechazar la independencia en el archipiélago del Pacífico Sur, así que podemos tomarlo como un hecho.

Lo extraño de este resultado es que casi tres cuartas partes de los 270.000 habitantes de las islas no son de origen europeo. Son 'canacos' (descendientes de los habitantes originales de Melanesia), otros isleños del Pacífico, o asiáticos, pero una proporción sustancial de ellos quieren seguir siendo ciudadanos de un país europeo a más de 16.000 km de distancia.

Sin embargo, no es algo único. Mientras que las otras potencias de Europa Occidental dieron a todas sus colonias la independencia hace más de una generación, Francia permanece no sólo en el Pacífico Sur (Nueva Caledonia y Polinesia Francesa) sino también en África (Mayotte y Reunión), en el Caribe (Martinica y Guadalupe) y en América del Sur (Guayana Francesa).

Además, lo hace con la aprobación de los habitantes locales, aunque en ninguna parte los franceses son mayoría. ¿Cuál es el misterioso atractivo de ser francés que convence a tantos no europeos de votar a favor de vivir en los "departamentos de ultramar" de la propia Francia?

Una gran parte del encanto se deletrea M-O-N-E-Y. Si vives en un departamento de ultramar de Francia, entonces obtienes una buena educación gratuita y un nivel francés de servicios públicos y sociales. El ingreso per cápita en Nueva Caledonia es diez veces mayor que en otras naciones insulares cercanas como Fiji, Vanuatu, Samoa y las Islas Salomón.

Mauricio y Reunión son islas grandes casi idénticas frente a la costa oriental de Madagascar. Incluso ambas hablan francés, pero Mauricio cayó en manos británicas en 1810 y obtuvo su independencia en 1968, mientras que Reunión permaneció bajo dominio francés y ahora es un departamento de ultramar de Francia. El PIB per cápita de Mauricio es de 11.203 dólares anuales, y el de Reunión de 25.900 dólares.

Es lo mismo en el Caribe. Guadalupe y Martinica, cada una con alrededor de 400.000 habitantes, tienen un PIB per cápita de 25-27.000 dólares; las dos ex islas británicas más cercanas, Dominica y Santa Lucía, están en el rango de 7-10.000 dólares. Y la Guayana Francesa tiene el ingreso per cápita más alto de toda América del Sur (aunque esto se debe en gran medida al hecho de que alberga el principal puerto espacial de la Unión Europea).

Lo más sorprendente de todo son las Islas Comoras, al norte de Madagascar. Tres de las cuatro islas principales votaron por la independencia en un referéndum de 1974. La cuarta isla, Mayotte, votó para quedarse con Francia entonces, y eligió el estatus de "departamento de ultramar" completo por una mayoría del 95,5 por ciento en otro referéndum en 2009.

La orgullosamente independiente 'Unión de las Comoras', con un millón de habitantes, tiene un PIB per cápita de 1.400 dólares. El de Mayotte es diez veces mayor, y la mitad de su cuarto de millón de habitantes son inmigrantes ilegales de las otras islas.

La Unión Africana sigue insistiendo en que el estatuto de Mayotte es ilegal, porque no se descolonizó con las demás islas, pero los mahoríes no están interesados, sobre todo porque la Unión de las Comoras es también la capital mundial de los golpes militares. Tampoco parece importarles que la ley islámica tradicional esté siendo sustituida por el código civil francés (o al menos que la mitad femenina de la población no lo haga).
Ninguno de estos lugares es un paraíso terrenal, y ninguno goza de un nivel de vida tan alto como el de Francia. Hubo violentos movimientos independentistas en varios de ellos en la década de 1970, antes de que Francia se lanzara a la estrategia de otorgarles beneficios económicos.

Es perfectamente lógico que un neocaledonio o un reunionés cambie las dudosas bendiciones de una nación empobrecida de un pequeño estado por la ciudadanía de un país del primer mundo y el acceso a todos sus beneficios, sin siquiera tener que salir de casa.

Y si quiere dejar su casa, puedes mudarse a Francia (como muchos hacen) o a cualquier otro lugar de la Unión Europea, para el caso. El verdadero rompecabezas es: ¿qué hay para los franceses?

Ciertamente no es una ganancia económica: los subsidios que Francia paga superan con creces los beneficios que podría obtener del acceso privilegiado a los limitados recursos de estos pequeños territorios. Los beneficios para Francia son casi todos psicológicos.

La mayoría de los otros imperios europeos fueron dirigidos como empresas de negocios pragmáticas. Si las colonias ya no obtienen beneficios, quizás porque se están volviendo demasiado caras para controlarlas, entonces se alejan y las dejan a su suerte.

Francia tenía una mayor inversión emocional en el imperio, tal vez porque estaba en constante declive de ser la mayor potencia europea en el siglo XVIII a un estatus mucho más humilde hoy en día. Podría ser pragmática si fuera necesario (como cuando dio a todas sus colonias continentales africanas la independencia en 1960), pero está dispuesta a pagar por el privilegio de tener pequeños pedazos de Francia en otros continentes.
¿Quién podría criticar a los residentes de esos lugares por aprovecharse de esta debilidad?