Cualquier antología de música para Navidad estaría incompleta sin la inclusión de la obra de Fernando Lopes-Graça, considerado por muchos como el compositor más destacado del siglo XX. A partir de la edad de sólo catorce años como pianista del Cine-Teatro de Tomar, su carrera musical estuvo marcada por sus actividades políticas como opositor al régimen fascista. Esto resultó en el continuo acoso a sus estudios en los conservatorios de Portugal y Francia, incluyendo el destierro y el encarcelamiento.

A pesar de tan extremas vicisitudes, Lopes-Graça enriqueció la musicología portuguesa con su asidua investigación de las canciones y danzas tradicionales que permitió la escritura de dos "Cantatas do Natal". Se interpretaron por primera vez la víspera de la Navidad en 1950 y en 1961 y consistieron en un total de treinta y cuatro villancicos y baladas de fuentes principalmente religiosas para la Natividad, el Año Nuevo y los Reyes. Casi la mitad de ellas estaban arraigadas en la secreta región de Trás-os-Montes y reflejaban algo del más antiguo folclore ibérico.

Entre 1934 y 1958 escribió otros siete conciertos para la temporada de Navidad que culminaron con el "Presente de Natal para as Crianças" (un regalo de Navidad para los niños) con ocho poemas de canciones dedicadas a la humildad y la santidad del niño.

Extrañamente para una figura tan nacional, parece que sólo hay unas pocas grabaciones de esta vasta producción y se trata principalmente de adaptaciones digitales de LPs. Estos están disponibles en formato Cd o MP3 de compañías como Naxos o de fuentes académicas como las bibliotecas universitarias .

De la Colección Folkways del Instituto Smithsonian obtuve una copia de la grabación hecha en cinta en diciembre de 1955 en la iglesia de la Basílica de la Estrella. Tiene una duración de sólo 28 minutos con diez temas que incluyen canciones navideñas tanto seculares como religiosas, ninguna de las cuales parece ser atribuible a Lopes-Graça pero son interesantes sin embargo como ejemplos de himnos portugueses de celebración. El coro no tiene nombre, pero las notas de la manga afirman que el conjunto incluía un gaitero y un elefante, ¡aunque sus trompetas no son audibles!

Por Roberto Knight Cavaleiro