Tras los prometedores resultados de los ensayos preclínicos (en animales) anunciados a mediados de abril, Immunethep, con sede en Cantanhede, en el distrito de Coimbra, está preparada para entrar en los ensayos clínicos en Portugal, pero depende de la llegada de ayudas públicas para iniciar esta fase, dijo Bruno Santos, director ejecutivo de la empresa, a la agencia de noticias Lusa.

"Estamos esperando la inversión para entrar en los ensayos clínicos. Esto es lo que se necesita para poner en marcha la parte clínica", añadió, subrayando que la farmacéutica ha mantenido "algunas conversaciones con el Gobierno", pero sin nada definido todavía.

Según Bruno Santos, si esta inversión estuviera ya garantizada, la empresa podría estar ya iniciando la producción de las vacunas en condiciones de ser utilizadas en la primera fase de los ensayos clínicos.

El responsable destacó que Immunethep también ha mantenido reuniones con empresas privadas, pero subrayó que la mayor parte de la inversión en estas situaciones proviene "de fuentes públicas y las empresas privadas complementan esta inversión".

"Nos gustaría poder estar ya trabajando libremente y pensando en las siguientes fases", dijo.

Además de la posibilidad de que la vacuna sea apoyada a través de fondos comunitarios, Bruno Santos subrayó que habría que "pensar en formas alternativas de financiación" para acelerar el proceso, concretamente a través de la compra anticipada de vacunas por parte del Gobierno, como se ha hecho en otros países.

"Sería un adelanto, pero nos permitiría avanzar ya", añadió, explicando que se prevé un gasto de unos 20 millones de euros en la fase de ensayos clínicos.

Según el director general de la farmacéutica, los ensayos clínicos iniciales (en los que se comprueba la seguridad de la vacuna en humanos y sus primeros indicios de eficacia) tendrán lugar en Portugal.

En una fase más amplia de pruebas en humanos, en la que participarán entre dos mil y cinco mil personas, ya que la mayoría de los individuos de riesgo en Portugal ya están vacunados, Immunethep tendrá que desarrollar ensayos en otros países, dijo.

Preguntado por la posibilidad de levantar las patentes de las vacunas contra el Covid-19, Bruno Santos dijo que esto "no es un problema", considerando que lo "más importante es la capacidad de producción".

"En las vacunas de ARNm [Pfizer y Moderna], nadie más, aparte de los que las están produciendo, tiene el conocimiento o la capacidad de producirlas", señaló.

Bruno Santos también ha destacado el hecho de que la vacuna desarrollada en Cantanhede utiliza el virus en su totalidad, lo que la hace "más robusta" frente a las diferentes variantes del nuevo coronavirus que puedan surgir y que pueden restar eficacia a las vacunas desarrolladas centrándose únicamente en la proteína 'spike'.

Immunethep se fundó en 2014 y se dedica al desarrollo de inmunoterapias, principalmente contra infecciones bacterianas multirresistentes.