La única garceta con "espalda de arena" es la garcilla bueyera en plumaje de verano. Los individuos errantes al final de la temporada de cría pueden aparecer en zonas no ganaderas. La gran garza "parda y blanca" era probablemente un juvenil de cigüeña negra de la población reproductora del centro-este de Portugal. La garza imperial se ha reproducido cerca de Alvor, pero es algo más pequeña que la gris e incluso los juveniles carecen de blanco en el plumaje.

Sus "vencejos pequeños" sólo podrían haber sido vencejos comunes o pálidos, que se reproducen en la zona. El tamaño es engañoso y, en contra de la intuición, los pájaros vistos de cerca parecen ser más pequeños que la misma especie vista en lo alto. La última vez que estuve en Alvor vi muchos alimentándose a poca altura con rápidos batidos de ala. Su pájaro más grande sólo podía ser un vencejo alpino, un reproductor del Algarve que, a pesar de su nombre, también se da a niveles bajos. Éste tiene las partes inferiores blancas, pero tiene el dorso más oscuro de lo que describe, aunque la luz solar intensa puede hacer que el negro y los marrones sean sorprendentemente pálidos a simple vista.

Los efectos más evidentes del cambio climático en el Algarve son la hibernación más regular de especies, como el águila culebrera, que normalmente migran a África, la aparición de un número cada vez mayor de paseriformes vagabundos procedentes de Europa oriental y Asia en otoño y la llegada de aves marinas procedentes de los subtrópicos, el Caribe e incluso el Atlántico Sur, principalmente en primavera. Es una época emocionante para los observadores de aves, pero en gran medida perjudicial para las propias aves, que no pueden adaptarse a los rápidos cambios de su entorno al ritmo necesario.

Alan Vittery,
Por correo electrónico