"No quiero adelantar una opinión sobre este asunto. Es un asunto sobre el que el Gobierno debe tomar una decisión, no el Presidente debe decidir, pero está claro que entiendo la preocupación del Gobierno", dijo Marcelo Rebelo de Sousa en Melgaço, Viana do Castelo, al final de la entrega de los Premios Jean-Loup Passek, en la clausura de la edición 2021 del MDOC - Festival Internacional de Documentales de Melgaço.

Preguntado sobre la intención del Gobierno de realizar una campaña de pruebas serológicas, especialmente en los hogares, relacionada con la evaluación de la necesidad de administrar una tercera dosis de la vacuna contra el Covid-19, el Jefe de Estado señaló "el ejemplo de los profesionales de la salud , los maestros y otros sectores que fueron vacunados en primer lugar, se tardará seis meses para garantizar los servicios básicos".

"Es necesario monitorear los anticuerpos. ¿Los anticuerpos se mantienen en el mismo grado o no? Hasta ahora, la opinión común es que la presencia de anticuerpos perdurará, pero hay que comprobarlo. ¿Cómo se hace esto? Con pruebas serológicas que permiten determinar cómo es la resistencia provocada por la vacuna. Estoy de acuerdo con eso, es un punto que tiene sentido", dijo Marcelo Rebelo de Sousa.

El presidente de la República recordó que se acerca el inicio del curso escolar, que debe desarrollarse "en las mejores condiciones de salud pública, pero también en las mejores condiciones educativas". "En cuanto a los jóvenes de 16 y 17 años que van a ser vacunados, quiero reforzar el llamamiento del vicealmirante Gouveia e Melo (coordinador del 'task force' que gestiona el proceso de vacunación contra el Covid-19). Sé que a los 16 o 17 años no hay nadie que no se considere eterno. Yo me consideraba eterno y consideraba que los problemas de cierta naturaleza no eran tan urgentes o apremiantes. Me doy cuenta de que el propio debate, hace unas semanas, sobre la conveniencia o no de la vacunación a los 16 y 17 años, llevó a muchos jóvenes a decir que no merecía la pena. Les insto a que piensen que pueden marcar la diferencia en su salud y en su próximo curso escolar. Llevamos ya dos cursos académicos muy complicados", destacó.

Preguntada por el aumento del número de brotes en los hogares, la jefa de Estado dijo que hay "una parte normal" en esta situación, por lo que pidió un "seguimiento atento". "Es evidente que después de seis meses de vacunación aparecen franjas de población que no estaba vacunada, incluso en grupos de riesgo o en los que hay, como en otras vacunas, casos de contagio, que es lo que está ocurriendo en los casos aislados en domicilios.No son precisamente casos generalizados", dijo.