Desde el 1 de diciembre, todos los pasajeros que lleguen a Portugal por vía aérea están obligados a presentar un test negativo de Covid-19 o un certificado de recuperación a su llegada.

En un balance de los seis primeros días de esta medida para contener el aumento del número de casos de Covid-19, el Ministerio de Administración Interna (MAI) dijo a Lusa que el PSP y el SEF inspeccionaron a 186.267 pasajeros y 1.985 vuelos, lo que dio lugar a 591 infracciones administrativas.

De las 591 actas de infracción, 403 fueron levantadas por el PSP, que controla a los pasajeros de vuelos con origen en el espacio Schengen, y 188 por el SEF, que supervisa a los viajeros procedentes de países no pertenecientes al espacio Schengen (fuera de Europa).

Los pasajeros de vuelos nacionales, los niños menores de 12 años y las tripulaciones están exentos de las pruebas obligatorias, PCR o rápidas.

El MAI también indica que las 591 infracciones administrativas incluyen a seis extranjeros a los que se les denegó la entrada en el país por no haber presentado la prueba a su llegada, ya que sólo los ciudadanos portugueses, y los extranjeros residentes en Portugal están autorizados a realizar la prueba en el aeropuerto

Según el MAI, 21 compañías aéreas fueron multadas por haber transportado a pasajeros sin un test Covid-19 negativo o un certificado de recuperación, y la mayoría de estas compañías transportaron a personas procedentes de Europa.

En las fronteras terrestres, también desde el 1 de diciembre, los ciudadanos de países no pertenecientes a la Unión Europea y de países de la UE considerados de riesgo rojo o rojo oscuro necesitan un test negativo o un certificado de recuperación para entrar en Portugal.

Los ciudadanos de países de la UE considerados de riesgo bajo o moderado deben llevar un certificado de vacunación, prueba o recuperación para entrar en Portugal.

Hasta el 6 de diciembre, la GNR y el Servicio de Extranjería y Fronteras realizaron 945 operaciones de inspección aleatorias en las fronteras terrestres para garantizar la realización de las pruebas de Covid-19, según el MAI.

En el marco de estas operaciones, se inspeccionaron 8.652 vehículos ligeros, mercantes y motocicletas, 294 vehículos de transporte público y dos trenes, lo que dio lugar a 26 infracciones administrativas por falta de certificado de prueba o recuperación.

El MAI también afirma que se realizaron 262 pruebas de diagnóstico en las fronteras terrestres.