En la comisión, el ministro dijo que espera que el retorno de estas poblaciones sea posible "a finales de año" y destacó la importancia de la ayuda portuguesa y de la misión que preparan la Unión Europea y la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC) para retomar la paz en el norte de Mozambique.

Los grupos armados aterrorizan la provincia de Cabo Delgado desde 2017, con algunos atentados reivindicados por el grupo Estado Islámico. Hay más de 2.800 muertos, según el proyecto de registro de conflictos ACLED, y 732.000 desplazados, según Naciones Unidas.