No importa cuánto pagues por los muebles de jardín o patio, el tiempo los desgastará antes que tú, y me parece que cada año hay que cambiar una o más sillas por una u otra razón. Las de plástico pierden su brillo o vergonzosamente una pata se rompe, las de madera parecen que harían buena leña y las de metal se oxidan, especialmente la zona soldada (¡como descubrí a mi costa, al ser depositada como un desastre risueño en cámara lenta en el suelo recientemente cuando una pata de metal cedió!Pero un poco de cuidado cada año podría aumentar las posibilidades de que tus muebles de exterior duren otra temporada, y guardarlos o cubrirlos los mantendrá protegidos hasta que los vuelvas a necesitar.

Empezando por las sillas de plástico: se pueden comprar (literalmente) muy baratas, y se apilan, lo que facilita su almacenamiento en invierno. La mayoría de la gente sabe que sólo durarán unas pocas temporadas en el exterior, pero algunos cuidados de limpieza podrían ayudar a que duren más, sobre todo porque no todos los plásticos son reciclables si se vuelven inservibles. Para empezar, hay que lavarlos con agua caliente y vinagre. (No utilices cloro o lejía, ya que estos productos corroen el plástico y pueden dejar manchas más claras en el plástico de color). Si tienen ese acabado calcáreo -que en realidad se debe a que el plástico empieza a degradarse- es un problema difícil, y puede que te sientas tentado a utilizar lana de acero y un poco de grasa, pero un método menos agresivo es frotar con bicarbonato de sodio en una esponja y, una vez aclarado y seco, pulir con WD40 o una cera para coches puede ayudar a restaurar el acabado.

Los muebles de madera son totalmente diferentes, ya que las distintas maderas necesitan distintos planes de cuidado. Mi primer consejo es que consultes la etiqueta de cuidado con la que viene, si puedes. Las mesas y sillas de madera necesitarán algunos cuidados o te enfrentarás a la putrefacción o a una decoloración antiestética.Hay un sinfín de formas y productos que puedes utilizar si buscas en Internet o en las estanterías de tu tienda de bricolaje local, pero una capa de pintura de látex sobre una pintura de aceite podría ser algo a tener en cuenta, ya que no necesitará un retoque tan a menudo. Si no quieres estropear el aspecto de la madera, puedes optar por un sellador al agua, y si ninguna de estas opciones te resulta atractiva, puedes optar por un barniz, que protegerá y dejará ver la madera natural. La teca, en particular, sólo necesita un lavado suave y, una vez seca, se recomienda un sellador para preservar el color de la madera. Suelen tener una base de disolvente y una consistencia similar a la del agua, y contienen protección contra el moho, la luz ultravioleta y la humedad.

Las sillas de metal son sorprendentemente duraderas, ya que la mayoría tienen una capa protectora que evita que la lluvia genere óxido, y toda la silla puede lavarse con un poco de agua jabonosa y luego enjuagarse (¡y un poco de WD40 en las soldaduras puede ser de ayuda!) Si tienen un "tejido" de plástico o un asiento y respaldo de mimbre falso, el lavado con agua y jabón las mantendrá limpias, aunque con el tiempo el sol hace que el plástico se vuelva quebradizo y comience a romperse. Guardarlas o cubrirlas fuera de temporada puede ayudar.

El acero es fuerte y pesado, pero se oxida, se dilata y se debilita. Me encantan esas hermosas mesas y sillas victorianas de hierro fundido, y si tienes alguna, necesitarán un buen cepillado de alambre, lijado y pintura, pero el esfuerzo merecerá la pena.Los muebles de aluminio fundido se están convirtiendo rápidamente en los más populares de los muebles de exterior, ya que no se oxidan, son duraderos, razonablemente ligeros, versátiles y requieren poco mantenimiento, ya que vienen con una capa protectora de polvo, que es fácil de retocar si se astilla.

Pero de momento, si tienes un espacio exterior, disfruta de tu tesoro y tal vez hagas planes para un proyecto de renovación más adelante en el año.