El Parque Natural de Arrábida tiene muchas playas idílicas no lejos de la ciudad de Setúbal, que representa un punto de encuentro tranquilo y natural entre la tierra y el mar. Con la esperanza de que aún no las haya visitado, he querido compartir algunas impresionantes playas de aguas cristalinas rodeadas de un magnífico paisaje, siendo un par de ellas especialmente ideales para quienes buscan la soledad.

El Parque Natural de Arrábida es conocido por su notable diversidad de fauna y flora, y me sorprendió leer que hasta elsiglo XX también se podían ver lobos. Debido a la ausencia de estos depredadores, en la Serra da Arrábida se observa un aumento de los jabalíes. "En este territorio se concentran unas 1.400 especies de plantas, que corresponden al 40% de la flora portuguesa". Lo más singular es que la zona no está afectada por el turismo de masas debido a sus restricciones de tráfico y aparcamiento, lo que hace que merezca aún más la pena practicar el senderismo, con varias rutas para elegir a lo largo del hermoso paisaje costero y, por supuesto, las playas.

Playa de Portinho de Arrábida

Situada en el Parque Natural de la Serra da Arrábida, la playa de Portinho es conocida por su belleza debido a sus espectaculares vistas. La playa está escondida en el corazón del Parque Nacional de Arrábida y es una joya oculta de la zona. La playa está cubierta de fina arena blanca, mientras que el agua es cristalina, rodeada de acantilados. Portinho da Arrábida ha sido elegido como "una de las siete maravillas de Portugal en la categoría de playas y acantilados". En esta tranquila bahía es posible practicar el buceo para observar la diversidad marina, ya que el fondo del mar se considera una reserva natural.


Praia dos Galapinhos

La Praia dos Galapinhos ya ha sido nombrada por el Portal European Greatest Destinations como la mejor y más bonita playa de Europa en 2017 y por las fotos se puede ver por qué. Aunque es más grande que la cercana playa de Galapos, es menos concurrida debido a su difícil acceso y a la falta de aparcamiento. Sin embargo, definitivamente vale la pena cuando llegas a la arena ya que parece un pedacito de paraíso, donde te encuentras con tumbonas de alquiler por lo que es perfecta para los bañistas que buscan una playa más tranquila pero espaciosa.

Praia do Galapos

Es una playa accesible y la más fácil de encontrar desde la carretera en el Parque Natural de Arrábida. Siga la escalera que lleva a la playa de aguas tranquilas. La accesibilidad hace que haya mucha gente, lo que la convierte en un lugar popular. Si buscas tranquilidad, te recomiendo otras playas de la zona, pero es una playa ideal para las familias, ya que hay opciones de comida y bebida y aseos, así como tumbonas y sombrillas de alquiler.


Playa de los Coelhos

Praia dos Coelhos, que se traduce como "playa de los conejitos", es una playa aislada y salvaje que se encuentra en una pequeña cala en la parte inferior de la Serra da Arrábida, que debe seguir el camino no trillado y la pendiente empinada para encontrar (por las fotos definitivamente sugiero zapatillas de deporte). Es definitivamente para los más aventureros y que buscan una gran foto digna de Instagram. Es importante destacar que no tiene instalaciones pero que sin duda es un lugar pintoresco, con una playa de arena blanca y aguas tranquilas y transparentes. Esta playa tiene poca intervención humana y es perfecta para un poco de la tan merecida paz y tranquilidad.

Playa de Creiro

La Praia do Creiro es una hermosa playa situada justo al lado de la playa de Portinho da Arrábida y ha empezado a recibir muchos más bañistas desde que se construyó un gran aparcamiento y una carretera de acceso. Es una playa amplia y perfecta tanto para familias, por sus aguas tranquilas, como para parejas, por sus vistas panorámicas. Tiene un gran acceso a restaurantes y bares asequibles, y para mayor tranquilidad también cuenta con socorristas durante la temporada de baño. Desde esta playa se puede ir andando a la Praia dos Coelhos, a la Praia dos Galapinhos y a la Praia dos Galapos, lo que lleva unos 15 minutos. De manera singular, desde el aparcamiento, se puede ver un yacimiento arqueológico de ruinas romanas que fue descubierto en 1987 llamado "Estação Arqueológica do Creiro".