Esta semana he tenido una experiencia traumática, porque tiene cierta relevancia para el título de este artículo. Estaba haciendo algunas tareas domésticas, como hago de vez en cuando, cuando sentí un cosquilleo en la parte exterior de mi oreja derecha. Pensé que era mi pelo, o un trozo de pelusa, y distraídamente me metí el dedo meñique en la oreja y sentí algo blando, confirmando -lo que yo creía- que era un trozo de pelusa.Para mi horror, era una pequeña araña, de espaldas, con las patas en alto, aparentemente muerta. Imagínense mi sorpresa cuando esta supuesta araña muerta empezó a flexionar las patas, obviamente imperturbable por su expulsión de mi oreja. Hice el baile del pánico y la liberé en el jardín, después de tantear mi oreja en busca de patas rotas o, peor aún, de crías arrastrándose hacia fuera. Todo estaba bien, estoy libre de orugas, pero me hizo pensar en qué otras cosas se habían encontrado en los oídos de la gente.

Hay un viejo dicho que dice: Uno nunca debe meterse nada más pequeño que el codo en la oreja", así que no me refiero a los bastoncillos de algodón o a las pilas de los audífonos (que se encuentran a menudo), sino a cosas que se han metido solas.

Un hombre australiano necesitó atención médica después de que una cucaracha de 2,6 cm de largo se introdujera en su oído derecho mientras dormía, y un dolor agudo en el oído le despertara. El dolor empeoró, así que intentó aspirar el insecto con una aspiradora. Finalmente, acudió a un médico, quien, pensando que se trataba de un objeto pequeño, le puso inicialmente aceite de oliva en el oído, lo que aparentemente empeoró el problema: la cucaracha simplemente se introdujo más en el oído, y el médico acabó sacándola con unas pinzas.

Otro hallazgo fue el de una mujer de 92 años en una residencia de ancianos en EE.UU., a la que se le encontraron 57 gusanos retorciéndose en la oreja y que finalmente fue atendida por un médico después de que el personal de enfermería informara de que no paraba de rascarse y tirarse de la oreja. Al inspeccionarla, se encontró un gusano saliendo de su oreja, y los médicos creen que una mosca se había metido en el oído de la mujer y había puesto huevos, que luego habían eclosionado todos. (Ya estoy asustado.)

Un ciempiés: cualquiera que tenga cientos de pequeñas patas de bicho caminando dentro de su oreja es probable que se vuelva loco. Por suerte para este chico de 14 años, sacó el ciempiés que había estado viviendo en su oreja antes de que le causara un daño real.

Entonces, ¿qué hacer si te entra algo en el oído? Si hay algo que se mueve o hace ruido en tu oído, lo más probable es que sí, que un bicho se haya metido dentro. Es más probable que esto ocurra si duermes en el suelo o al aire libre, pero las pequeñas cucarachas alemanas, en particular, son conocidas por meterse dentro de los oídos en busca de comida o refugio. Sí, es asqueroso, pero también hay informes de moscas, garrapatas, arañas, polillas y otros bichos pequeños que se abren paso y no pueden salir. Consuélate sabiendo que no eres la primera persona a la que le ocurre esto, ¡y no serás la última! Los insectos deben eliminarse rápidamente, ya que causan síntomas angustiosos y grandes molestias y pueden picar, morder o causar más daños o incluso infecciones.

healthyhearing.com, el mayor directorio de clínicas auditivas de Estados Unidos, dice que hay que ponerse de lado, con el oído afectado hacia arriba, y verter aceite mineral o vegetal caliente en el oído hasta llenarlo, lo que debería detener la sensación de zumbido o raspado en el tímpano. Espere de cinco a diez minutos, para asegurarse de que el insecto (y cualquier posible larva) ha muerto. A continuación, gira suavemente la cabeza y deja que el aceite se filtre. Tira suavemente de la oreja para ayudar a que se mueva. Con suerte, el bicho caerá. Si no es así, se sugiere intentar un lavado con agua tibia para enjuagar el oído, y si el bicho sigue sin salir, es hora de ir a la atención urgente o a la oficina de ENT. Ellos tienen herramientas -escopios especiales y pinzas diminutas- para hacer el trabajo.