Celebramos el primer aniversario de nuestra mudanza a Portugal y de nuestro aterrizaje en el Algarve. Como el año ha estado lleno de cosas de "instalarse" que ya casi hemos terminado, Ron y yo decidimos aprovechar el verano para conocer el extremo opuesto de nuestro recién adoptado país. Así que nos hemos alojado al borde del espectacular Parque Nacional de Peneda-Gerês, en el extremo noroeste de Portugal. Hay docenas de pueblecitos de montaña encajonados entre las altísimas montañas, los frondosos bosques y los elevados valles.

En nuestros primeros días, recorrimos las carreteras de montaña y no dejamos de toparnos con elevadas estructuras en forma de mausoleo coronadas con cruces. Pensamos que así era un país profundamente católico en el norte. Quizá se trate de una tradición por la que la gente quiere tener cerca a sus difuntos, como en el patio de su casa. Nos prometimos investigarlo más tarde.

Ese mismo día, cuando nos dimos cuenta de lo omnipresentes que son estas estructuras, llegamos por casualidad al famoso pueblo de Soajo, que es un filón de ellas (la foto mía está en Soajo). Al enterarnos de que no hay cadáveres enterrados en ellas, nos reímos y pusimos los ojos en blanco.

Créditos: Imagen suministrada; Autora: Becca Williams;

Qué tontos. No son tumbas. Se construyen para almacenar grano y mantener vivos a los vivos. Estos espigueiros están sobre pilotes para que los ratones no puedan acceder a ellos y suelen construirse en un terreno alto y elevado para que el viento sople a través de las aberturas inclinadas y seque el maíz, pero también el trigo y la cebada. Esta ingeniosa forma de garantizar la seguridad alimentaria se remonta al siglo XVIII, mucho antes de los modernos sistemas de almacenamiento y transporte. Era fundamental para almacenar y mantener seguras las cosechas y alimentar a los residentes durante los duros inviernos y los periodos de escasez.

Mucho más que almacenamiento

Pero aprendimos que los espigueiros son más que estructuras utilitarias: son joyas arquitectónicas con un profundo significado cultural. La habilidad para diseñarlos, colocarlos y protegerlos se transmitía de generación en generación y a menudo requería un esfuerzo colectivo, fomentando un fuerte sentido de comunidad entre vecinos y familiares que trabajaban juntos para garantizar el bienestar de toda la comunidad.

Los aldeanos se reunían durante la temporada de cosecha para trillar, limpiar y almacenar los granos, ayudando a compartir los conocimientos intergeneracionales. Había festivales y rituales en torno a estas actividades que añadían una capa de riqueza cultural al simple almacenamiento y conservación del grano.

¿Y las cruces?

En una región del país históricamente impregnada de profundas creencias religiosas, la cruz plantada en la parte superior de los espigueiros añade un elemento visual reconocible y realza la silueta distintiva de las estructuras, tanto si están solas como si están integradas en grupos, como las de Soajo, donde hay 24 agrupadas. Las cruces también tienen significados e interpretaciones específicos que varían de una región a otra e incluso de una comunidad a otra. Por un lado, se dice que la cruz refleja la búsqueda de la protección y la bendición divinas para los granos almacenados. Como me dijo una portuguesa (de habla inglesa) criada en la región, "es una oración para pedir la protección de "nuestro pan de cada día". También puede ser un guiño a las prácticas históricas o creencias populares que relacionan la tierra, la naturaleza y los ciclos de la vida y la muerte, todo ello entrelazado con el uso del símbolo de la cruz.

En un plano más práctico, la cruz, al ser un elemento saliente y elevado, también creaba un obstáculo para aves y animales, dificultándoles el acceso a la parte superior del espigueiro. La forma y la posición de las cruces servían para disuadir a las criaturas de posarse y anidar en la estructura, ayudando a proteger las cosechas almacenadas.

Créditos: Imagen suministrada; Autor: Becca Williams;

Mantener viva la historia

Los espigueiros se encuentran principalmente en las regiones septentrionales de Portugal, sobre todo en las regiones de Minho, Trás-os-Montes y Douro. Una consulta en Internet indica que también se encuentran en algunas zonas del norte de España, especialmente en la región de Galicia, donde se les conoce comúnmente como "hórreos". Un experto guía turístico nos dijo que los hórreos en España y los espigueiros en Portugal siguen utilizándose hoy en día.

En se están llevando a cabo actividades de conservación de estas estructuras introducidas hace más de 300 años. También hay proyectos de restauración con investigaciones y exposiciones que destacan su importancia cultural. Museos, festivales y centros de interpretación educan a visitantes y turistas, y se están estableciendo protecciones legales para salvaguardarlos.

¿Le sorprende lo que estoy describiendo? ¿Conocía los espigueiros y ha tenido alguna experiencia con ellos? Pásate por la sección de comentarios y cuéntanoslo.


Author

Becca Williams is originally from America but is now settling into small town living in Lagos, a seaside town on Portugal’s southern coast. Contact her at AlgarveBecca@gmail.com

Becca Williams