El plan de la planta de caca de cerdo

Por Jake Cleaver, in Renature · 20-11-2020 01:00:00 · 0 Comentarios

La semana pasada fui a buscar a un hombre con un plan. Mis indicaciones me llevaron a un hermoso valle escondido entre Monchique y Silves.

Siguiendo las instrucciones, encontré un pequeño camino de tierra que parecía encajar con la descripción "No parece que vaya a ninguna parte, pero en realidad vivimos allí arriba". Realmente esperaba que fuera el camino correcto y no un camino que, de hecho, no llevara a ninguna parte. Por suerte, cuando salí por un corredor de árboles, bajé y vi que el hombre que buscaba estaba ocupado trabajando en su tierra.

Sebastián es un sudafricano con mucha energía y entusiasmo. Se mudó a Portugal hace 10 años y dirigió una exitosa escuela de surf, pero decidió dejarlo cuando empezó a sentir que no estaba haciendo lo suficiente para ayudar al hermoso mundo natural aquí en el Algarve que tanto ha llegado a amar. Le pregunté si todavía hacía surf y me dijo que de vez en cuando, pero que para ser honesto, siempre que iba al océano estaba sentado sobre su tabla. Su mente nada en todo lo que puede estar plantando.

Le apasiona poner su granito de arena para ayudar a replantar y renaturalizar la ahora bastante "desertificada" (en camino a convertirse en un desierto) zona alrededor de Monchique. Las colinas y los valles solían estar llenos de árboles como los alcornoques, me dijo Sebastián, mientras señalaba las áreas de su tierra, que todavía son bosques de robles espesos, y que todo solía ser así, pero la gente comenzó a cortar los árboles para tener espacio para cultivar el maíz y ahora sin un dosel de árboles que ayuden a evitar que el agua se escape, "los torrentes de lluvia que recibimos simplemente derriban las laderas de las montañas y el agua vuelve al mar".

Ha habido muchos intentos de volver a cultivar árboles nativos como el castaño, el corcho y el medronho, así como, por supuesto, el roble de Monchique, pero Sebastián dice que han sido en gran medida infructuosos ya que con sólo plantarlos en el suelo ahora degradado por su cuenta les será difícil sobrevivir, y lo que hay que hacer es cultivarlos en conjunto con otros tipos de especies. Tenemos que empezar de abajo hacia arriba y crear una red de vecinos amistosos que ayuden a crear sombra, devolver el nitrógeno al suelo y crear espacio para las raíces para que otros crezcan. El bosque plantado debe ser "estratificado", lo que significa tener diferentes capas y alturas. Esto creará un dosel que protegerá el suelo, ayudará a prevenir los incendios forestales, y enfriará la tierra.

Para esto Sebastián dice que podemos conseguir la ayuda de lo que mucha gente llama especies "invasoras" (como el eucalipto que no tiene problemas para crecer por sí mismo). A Sebastián no le gusta el término especie invasora y me preguntó si yo pensaba que los árboles de algarroba eran uno. Como considero que el algarrobo es una verdadera mascota del Algarve, le dije que no. Pero como Sebastián señaló, sólo han estado aquí durante 900 años. ¿Cuánto tiempo tiene que vivir un extranjero en algún lugar antes de ser aceptado como nativo? El paisaje siempre ha estado en constante cambio. No hay vuelta atrás al pasado. La naturaleza no mira hacia atrás. Tenemos que aprender a trabajar con lo que está aquí ahora. Sebastián siente que no existen las especies invasoras, simplemente hay "oportunistas" y la clave es... no darles la "oportunidad" de hacerse demasiado grandes para sus botas, o digamos, demasiado grandes para sus "raíces".

Para que algo crezca necesitamos agua. El agua, después de todo, es de donde surge toda la vida. Cuando la lluvia cae del cielo, los árboles actúan como una barrera que detiene la lluvia con sus ramas y permite que caiga lentamente al suelo (el sistema original de riego por goteo). Sin los árboles, que literalmente "se interponen en el camino", el agua aterriza con gran fuerza y desaparece rápidamente por la ladera de la montaña llevándose consigo la preciosa tierra fértil.

Por lo tanto, dice Sebastián, necesitamos hacer contornos o "pequeños swales" (curvas de nivel en portugués) a lo largo de las laderas de la montaña. No tienen que ser grandes zanjas, pero deben atrapar el agua que corre por las laderas y darle el tiempo suficiente para que se empape y se infiltre en el suelo. Es de esta manera que empezamos a cambiar las cosas, ya que esto hará subir el nivel freático, ayudando a crear las condiciones en las que la vida puede volver a surgir.

Es hora de poner en juego la filosofía de Sebastián de "hacer de tu enemigo tu aliado". El otro problema que tenemos es el de los eucaliptos que, si se les da la oportunidad, dominan el paisaje e intimidan a los otros árboles hasta someterlos. Sin embargo, como dice Sebastián, como todos los matones, si te mantienes firme, normalmente retrocederán, se apaciguarán y será más fácil llevarse bien con ellos. Dice que para evitar que se vuelvan demasiado arrogantes deberíamos cortar radicalmente sus ramas en otoño. Esto servirá para hacerlos menos codiciosos y dejar de acaparar los recursos. Entonces podremos extender sus ramas y hojas recién cortadas sobre la tierra. Particularmente sobre los canales y barrancos, ya que las hojas actuarán como "mantillo", que antes de descomponerse en la tierra, ayuda a atrapar la humedad de las lluvias y detener su evaporación.

Sebastián dice que los humanos tenemos la necesidad de ordenar y limpiar las zonas y ponerlas en orden. Pero lo que no entendemos es que el mundo natural es naturalmente caótico, y las hojas que puede haber barrido en su jardín en realidad proporcionan los microclimas ideales para que prosperen muchos tipos diferentes de especies de plantas y bichos. Es bueno permitir que las cosas de afuera sean un poco desordenadas, o incluso, nos atrevemos a decirlo, hacer un poco de desorden nosotros mismos.

Mientras subíamos la colina, me mostró todos sus pequeños canales y barrancos donde ya ha puesto en marcha este plan, señalando los diversos árboles y plantas que ya tiene viviendo juntos en armonía.

Al llegar a la cima de la colina vimos un gran trozo de tierra que había arado recientemente, o eso creía yo... Resultó que no era él, era el jabalí.

Esto nos lleva claramente al otro plan de Sebastián (esa fue la razón de mi visita). Él lo llama "Holistropía", una mezcla entre holística (la creencia de que todo está interconectado) y sintropía (de la agroforestería sintrópica, es decir, cuando dejas que varias especies trabajen juntas armoniosamente, como lo hacen en el mundo natural). Sin embargo, espero que me perdone si lo llamo: "El plan de la planta de caca de cerdo".

Después de haber plantado tantos árboles y semillas, Sebastián se dio cuenta de lo difícil que sería volver a plantar todos los árboles nosotros mismos, y ha ideado un plan que nos permitirá sentarnos y dejar que la naturaleza haga el trabajo por nosotros, o por sí misma, como siempre lo ha hecho.

Y para ello planea utilizar cerdos. El campo por el que caminábamos era prueba suficiente de que los cerdos son arados naturales, y con sus narices pueden desenterrar hasta en el suelo más duro como en el barro suave. También proporcionan un excelente fertilizante a través de su trasero, y cualquier semilla que coman, y que se abran paso con éxito a través del intestino del cerdo sale por el otro extremo dotado de, llamémoslos "super poderes", ya que crecen mucho más fuertes y resistentes de lo que lo harían de otra manera. No sólo eso, sino que cuando son "plantados" por el cerdo es más probable que empiecen a luchar ya que están envueltos en una bonita cápsula del mejor fertilizante.

Sebastián pensó al principio que necesitaría conseguir sus propios cerdos para llevar a cabo su plan, pero como los jabalíes vagan por las colinas y visitan todas las noches para desenterrar algo que no ha cercado, a menudo para su consternación, los cerdos. Una vez más quiere hacer de su enemigo su aliado.

El plan es el siguiente. Cavará unos cuantos agujeros y los llenará con una mezcla de cosas que a los jabalíes les encanta comer, como judías negras y maíz. Extenderá el resto, así como algunas semillas que ha estado recolectando cuidadosamente de las especies con las que le gustaría repoblar la tierra.

El jabalí, con su fantástico sentido del olfato, olerá esta deliciosa mezcla escondida bajo la tierra y con suerte se zambullirá de cabeza arando los alrededores en busca de comida. En el proceso harán que la tierra sea mucho más hospitalaria para la vida, ya que junto con sus narices, sus huellas harán muchos pequeños agujeros para que las semillas caigan y, efectivamente, "se planten". Los cerdos también fertilizarán el suelo mientras estén allí, y las pocas semillas afortunadas que serán engullidas en su frenesí alimenticio serán puestas a vivir en un lugar a discreción del jabalí. Esperemos que la casa de Sebastián no sea difícil de encontrar.

Así que eso es todo. Sebastián no ve cómo esto podría no funcionar. Después de todo, es sólo dar a la naturaleza una pequeña ayuda para hacer las cosas a la antigua. Cuando un cerdo siente el "llamado de la naturaleza", responderá, y en el proceso vendrá al rescate de la naturaleza.
La actual escasez de agua tiene a la gente diciendo que necesitamos construir más presas, pero Sebastián dice que eso es sólo abordar los síntomas y tenemos que llegar a la raíz del problema. Literalmente eso es todo, necesitamos más "raíces" en el suelo.

En pocas palabras, necesitamos más árboles. Más árboles significa más agua, ya que una vez que tienes un dosel de árboles el agua no se escapa, se va al suelo y sube el nivel freático, lo que aumenta la cantidad de zonas verdes, que a su vez trae más lluvia.
Y como dijo Sebastián, a los árboles no les importa quién los planta. Ya sea una gran empresa con una subvención, o un jabalí con un gruñido. A ellos o les importa, vamos a sembrarlos.




Artículos relacionados


Comentarios:

Sé el primero en comentar este artículo
Temas interactivos, envíanos tus comentarios / opinión sobre este artículo.

Ten en cuenta que The Portugal News puede utilizar comentarios seleccionados en la edición impresa del periódico.