No sólo se irán los 2.500 soldados estadounidenses que quedan en Afganistán, sino también los 7.000 británicos y otros soldados de la OTAN en el país. En realidad, hace tiempo que estaban preparados para irse. Sólo esperaban que Estados Unidos llegara a la misma conclusión, porque abandonar a tu principal aliado en medio de una guerra no tiene buena pinta.

Una vez que se hayan ido todos, los talibanes volverán a tomar el poder en Afganistán, probablemente en unos meses, seguramente en unos años. Volverán a cerrar las escuelas de niñas, prohibirán la música, colgarán a las personas con cortes de pelo incorrectos y todas las demás cosas que hacían antes. Veinte años de persecución en las colinas por parte de los helicópteros de combate probablemente no han moderado sus opiniones.

Y cuando los periodistas le hicieron la pregunta inevitable -¿no siente ninguna responsabilidad por los derechos humanos afganos, y especialmente por los derechos de las mujeres? La responsabilidad que tengo es la de proteger los intereses propios de Estados Unidos y no poner a nuestras mujeres y hombres en peligro para tratar de resolver todos los problemas del mundo mediante el uso de la fuerza."

Por fin, un político estadounidense de alto nivel utilizando palabras como si significaran algo, pero no duró. Muy pronto un "alto funcionario" estaba diciendo tonterías en nombre de Biden: "Fuimos a Afganistán para hacer justicia a los que nos atacaron el 11 de septiembre y para desbaratar a los terroristas que intentan utilizar Afganistán como refugio para atacar [desde]".

Ridículo. La "justicia" podría haber sido impartida por un solo asesino o un bombardeo masivo en el campamento de Osama bin Laden, el líder de Al Qaeda, escondido en lo profundo de las colinas afganas. La invasión fue sólo un espectáculo.

Los atentados del 11-S fueron planeados por miembros de Al Qaeda en Alemania, y los 19 secuestradores eran árabes, no afganos. Fueron entrenados en Afganistán porque los talibanes, un régimen islamista, dieron refugio allí a Bin Laden cuando Estados Unidos obligó a Sudán, gobernado por los islamistas, a expulsarlo. Pero habría sido una locura que Bin Laden dijera a los talibanes lo que estaba planeando.

Algunas de las personas más brillantes de los servicios de inteligencia estadounidenses lo habrían sabido. Sin embargo, el presidente George W. Bush necesitaba invadir algún lugar para descargar la rabia estadounidense por el atentado (que no había podido evitar), y ¿dónde más podía ser que en Afganistán? Un asesinato sigiloso o un único bombardeo no servirían.

La invasión de Afganistán fue tan fácil que no proporcionó suficiente catarsis a los estadounidenses que buscaban venganza, así que Bush acabó añadiendo también la invasión de Irak a la lista. Ciertamente, Saddam Hussein no tuvo nada que ver con el 11-S (ni con los talibanes ni con Bin Laden, por cierto), pero una invasión espectacular más la captura y ejecución de Saddam dieron a los estadounidenses un "cierre".

Ese psicodrama ya se había consumado en 2004, pero para entonces las tropas estadounidenses estaban metidas hasta la cadera en ambos países, y se ha tardado todo este tiempo en sacarlas de nuevo. No hay pruebas que sugieran que ninguna de las dos invasiones evitara un solo ataque terrorista contra Estados Unidos, pero hay que contar las mismas mentiras hasta el final porque no hay otra forma de justificar lo que ocurrió.

Y ahora pasamos a Ucrania, que supuestamente Rusia se está preparando para invadir: informes diarios sobre la concentración militar rusa, e insinuaciones veladas de que el presidente ruso Vladimir Putin es el nuevo Hitler. Ya saben, "hoy Ucrania, mañana el mundo". Después de todo, es un agresor probado: Georgia, Crimea, el este de Ucrania.

Putin es un dictador que manda matar a algunos de sus enemigos, a la cabeza de un país con una sexta parte de la población de los países de la OTAN y una décima parte de la fuerza económica. Incluso sus agresiones son de poca monta.

Por estúpido que parezca, fue Georgia la que inició la guerra con Rusia en 2008, con la esperanza de apoderarse de Osetia del Sur y sellar el túnel bajo la cordillera del Cáucaso.

Crimea fue colonizada por los rusos después de que sus anteriores gobernantes, musulmanes de habla turca cuyo modelo de negocio era el robo de esclavos en Rusia, fueran conquistados en 1783. Siguió siendo rusa hasta que Nikita Khrushchev la cedió a Ucrania por capricho en 1954.

Putin la recuperó de forma no violenta sesenta años más tarde con el cálido apoyo de la población mayoritariamente rusa, aunque ciertamente fue ilegal. También lo es el apoyo de Rusia a los rebeldes de habla rusa en dos provincias del este de Ucrania, que es igual que el apoyo militar de Ronald Reagan a los rebeldes de la "Contra" contra el gobierno nicaragüense en la década de 1980.

Putin es definitivamente un niño travieso, pero ¿un gran invasor de lugares importantes? Esto no es más que los medios de comunicación agitando las cosas, con algo de ayuda de los políticos.