Estaba gobernada por fanáticos rurales furiosos que atormentaban a la población local con sus demenciales normas de comportamiento "islámico" adecuado, pero no era una prioridad militar o diplomática para nadie.

Está a punto de volver a esa existencia aislada y aislacionista. Ni antes ni ahora los talibanes tienen siquiera una política exterior. Son más bien una operación de franquicia cuyos diversos elementos comparten ciertos principios básicos -por ejemplo, los extranjeros, las mujeres y la democracia son malos-, pero cuyos miembros se centran principalmente en cuestiones locales y ambiciones personales.

No es la primera vez que el país se encuentra en semejante desorden, y lo único útil que puede hacer el actual lote de invasores extranjeros en su salida es ofrecer refugio en el extranjero al mayor número posible de afganos que confiaron en sus promesas. Seguramente no será más del diez o el veinte por ciento de los que se ganaron su protección.

Los rusos y los estadounidenses comparten la culpa de esta catástrofe. Es difícil creer que un Afganistán no invadido podría haber evolucionado pacíficamente hacia una sociedad democrática próspera con igualdad de derechos para todos, pero "no invadido" es la única condición en la que podría haberse acercado a ese objetivo.

El germen de este proceso de modernización dirigido por los propios afganos fue el derrocamiento del rey en 1973 y la proclamación de una república afgana. Otros Estados de mayoría musulmana han realizado esa transición con éxito -Turquía lo hizo, por ejemplo, a pesar de su actual gobierno-, pero el intento afgano no prosperó.

La resistencia violenta de los grupos sociales y religiosos tradicionales comenzó de inmediato, y el tambaleante nuevo régimen republicano fue derrocado en 1978 por un sangriento golpe militar. Los jóvenes oficiales que tomaron el poder eran marxistas e impusieron un programa de reforma radical.

Concedieron el voto a las mujeres y la igualdad de acceso a la educación, llevaron a cabo reformas agrarias e incluso atacaron el papel de la religión. En 1979, el régimen marxista se enfrentaba a una revuelta masiva en las zonas rurales conservadoras, y una facción pidió ayuda militar soviética.

Los moribundos dirigentes comunistas de Moscú aceptaron y 100.000 soldados soviéticos entraron en el país. La guerra subsiguiente devastó el país durante una década, con mucha ayuda de Estados Unidos.

"El día en que los soviéticos cruzaron oficialmente la frontera (afgana), escribí al presidente Carter: ahora tenemos la oportunidad de regalarle a la URSS su guerra de Vietnam", dijo el ex asesor de seguridad nacional de Estados Unidos Zbigniew Brzezinski . Inmediatamente comenzó a enviar dinero y armas a los rebeldes rurales que luego se convirtieron en los talibanes.

Hicieron falta diez años, 40.000 millones de dólares de ayuda militar clandestina estadounidense y alrededor de un millón de muertos afganos, pero en 1989 los talibanes y sus diversos rivales islamistas obligaron a los rusos a retirarse. Poco después, la Unión Soviética se derrumbó, y Brzezinski se atribuyó el mérito de forma arrogante pero inverosímil.

"¿Qué es más importante para la historia del mundo?", preguntó, "¿Los talibanes o el colapso del imperio soviético? En realidad, la Unión Soviética se dirigía al colapso de todos modos, pero los "musulmanes agitados" resultaron ser un problema bastante grande.

Los talibanes tomaron el poder en Kabul en 1996, tras una larga guerra de todos contra todos entre los distintos grupos islamistas, y gobernaron mal y brutalmente la mayor parte del país durante cinco años. Entonces, un islamista árabe llamado Osama bin Laden abusó de la hospitalidad del líder talibán, el mulá Omar, lanzando los atentados del 11-S contra Estados Unidos en 2001.

Es posible que Bin Laden ni siquiera haya informado al mulá Omar sobre los ataques con antelación. El principio de "necesidad de saber" para las operaciones secretas lo desaconseja, al igual que la posibilidad de que el mulá Omar haya prohibido los ataques porque no quería ser invadido.

Una invasión estadounidense era inevitable después del 11-S porque era políticamente necesaria alguna represalia espectacular. Eso condujo a otros veinte años de guerra: los talibanes contra otra serie de extranjeros que entendían poco sobre la historia reciente del país y por qué hacía que la población local desconfiara profundamente de los extranjeros "serviciales".

Incluso ahora los estadounidenses no se dan cuenta de lo mucho que han recapitulado la experiencia soviética en el país. El final que se está produciendo ahora estaba predestinado desde el principio, aunque ha tardado el doble en llegar porque Estados Unidos es mucho más rico que Rusia. Sin embargo, las consecuencias también serán las mismas.

Las distintas facciones de los talibanes se dividirán, sobre todo por motivos étnicos, y se producirá otra guerra civil de duración incierta. El gobierno de los ganadores será tan cruel y arbitrario como la última vez. Y el resto del mundo perderá rápidamente el interés, porque Afganistán no supondrá una amenaza seria para ningún otro lugar.