Uno de los mayores obstáculos para conseguir que el público se tome en serio el calentamiento en los treinta años transcurridos desde que este tema entró en la agenda internacional ha sido el lenguaje prudente que los científicos siempre han utilizado. No querían ser acusados de exagerar, por lo que siempre hablaban del caso más probable y no del peor. La gente inteligente puede ser bastante densa.

Si asumieras el caso más probable, nunca comprarías un seguro contra incendios para tu casa. Después de todo, es muy poco probable que se queme, así que ¿por qué no ahorrar el dinero? Excepto, por supuesto, que te quedarías sin casa al instante si el peor de los casos ocurriera realmente, y es posible que nunca puedas comprar otra.

"En situaciones de incertidumbre, uno siempre quiere centrarse en el peor de los casos", afirma Luke Kemp, investigador australiano asociado del Centro para el Estudio del Riesgo Existencial de la Universidad de Cambridge, "y hasta ahora no lo hemos hecho. Yo diría que ni siquiera nos hemos centrado en el escenario más probable. En realidad, nos inclinamos por el "menor drama".

"Debido a los procedimientos de toma de decisiones por consenso del IPCC, y debido a la presión ejercida sobre los científicos del clima por los mercaderes de la duda, en realidad siempre gravitamos hacia el extremo inferior del espectro y evitamos el cambio climático extremo. Así que yo y algunos colegas básicamente minamos los informes del IPCC buscando las referencias a diferentes escenarios de temperatura.

"Cuando se observa un escenario intermedio para el final del siglo, hay una probabilidad del 75% de 700 partes por millón de dióxido de carbono en la atmósfera, es decir, un calentamiento superior a los tres grados centígrados. Sin embargo, menos del 10% de las temperaturas mencionadas en los informes del IPCC son de tres grados o más. Casi toda la atención se centra en 1,5°C y 2°C, lo que parece increíblemente improbable.

"Así que, en esencia, lo que menos sabemos es sobre los escenarios que más importan".

El informe del "Grupo de Trabajo Uno" del IPCC, que se ocupa de las realidades científicas físicas del cambio climático y se ha publicado como preparación para la gran cumbre sobre el clima que se celebrará en noviembre en Glasgow (COP-26), es sin duda una mejora con respecto a sus predecesores: lenguaje más franco y menos palabras comodín.

La mayor mejora ha sido el uso de lo que llaman "lenguaje calibrado". Cada afirmación tiene un nivel de confianza expresado por cinco "calificadores" -muy bajo, bajo, medio, alto y muy alto- y cada predicción tiene un significado estadístico específico.

Así, prácticamente seguro significa un 99-100% de probabilidad, mientras que muy probable significa un 90-100% de probabilidad. Más probable que no significa entre el 50% y el 100% de probabilidad de que ocurra, y extremadamente improbable está entre el 0-5% de probabilidad. Este sistema obliga a los redactores del informe a enfrentarse al hecho de que casi nada en la ciencia del clima es seguro y rápido, ¿y cómo podría ser de otro modo?

Todos los científicos del clima están subiendo una curva de aprendizaje muy empinada, porque hace treinta años la disciplina apenas existía. No conocemos ningún sistema más complejo que el "sistema Tierra", y casi todas las semanas se hacen nuevos descubrimientos y se obtienen nuevos conocimientos. Pero en este último informe se tiene la sensación de que por fin se está dominando el tema.

Eso no significa que la COP-26 vaya a situarnos por fin en un rumbo que nos lleve a un futuro seguro. Un futuro verdaderamente seguro ya no es ni siquiera una posibilidad, y es difícil creer que los gobiernos a los que los científicos informan en Glasgow estén dispuestos incluso ahora a promulgar medidas de emergencia. Luke Kemp tampoco lo cree.

"Hay diferentes teorías de cambio. Una de ellas es hablar directamente con los políticos y los responsables políticos, y eso lo he intentado bastante. Mi tesis doctoral se llamaba 'US-Proofing the Paris Climate Agreement', y pasé mucho tiempo intentando que los responsables políticos se tomaran en serio este asunto. Como es de esperar, muy pocos me escucharon.

"La razón por la que no estamos actuando no es por la tecnología o la falta de voluntad pública; es por la economía política. Es por el lobby de los combustibles fósiles. Es porque los políticos están bajo el control de la industria. Así que tenemos que catalizar una reacción pública que permita cambios a gran escala no sólo en la política, sino también en la sociedad en general".

"Necesitamos la desobediencia civil, la protesta y la disidencia. Así es como se han producido los mejores cambios del mundo anteriormente".

Probablemente tenga razón.