De hecho, los contraataques ucranianos están haciendo retroceder a los rusos en algunos lugares.

Esto ha sorprendido tanto a la mayoría de los observadores extranjeros (que esperaban que el ejército ucraniano se desmoronara rápidamente ante la mayor cantidad y potencia de fuego de los rusos) que algunos se han pasado al otro extremo. Esta semana he visto tres artículos de opinión en los que se insta a Ucrania, a la OTAN o a alguien a empezar a construir una rampa de salida para Vladimir Putin.

La idea es que el ejército ruso no puede ganar, pero el dictador ruso no puede permitirse el lujo de que le vean perder. Por lo tanto, es responsabilidad de la otra parte crear un "puente dorado" a través del cual Putin pueda retirarse sin admitir la derrota y perder la cara. (La frase proviene del "Arte de la Guerra" de Sun Tzu, escrito hace 2.500 años).

Puede que al final se llegue a eso, pero los expertos se están adelantando. Los rusos aún no han perdido la guerra; sólo han fracasado en ganarla de forma rápida y barata. De hecho, con alrededor de 10.000 soldados rusos muertos ya han fracasado de forma bastante espectacular.

Si el problema es sólo logístico, puede solucionarse a tiempo. Podría llevar una semana más o incluso un mes, pero Ucrania no va a ninguna parte; no hay especial prisa por conquistarla. Sin embargo, es un juego totalmente diferente si el verdadero problema de las tropas rusas es la moral.

Las luchas callejeras consumen las tropas como ninguna otra operación militar, por lo que es comprensible la reticencia rusa a lanzar un ataque terrestre a gran escala en grandes ciudades como Kiev, Jarkov y Odesa. Pero la alternativa de quedarse atrás y hacer polvo las ciudades con la artillería siempre está disponible, y funcionó bastante bien para Putin en Grozny y Alepo.

Tal vez Putin todavía tiene la intención de hacer eso, y sus generales sólo están esperando que lleguen más proyectiles y cohetes. Pero si no se produce ningún tipo de ataque a las ciudades en la próxima semana, más o menos, podemos asumir que el problema no es sólo logístico. Se trata también de la reticencia de los soldados rusos a destruir las grandes ciudades ucranianas, o quizá incluso a seguir luchando.

Ya ha habido informes aislados de unidades rusas que se niegan a luchar, pero eso puede ser sólo una propaganada ucraniana. Sin embargo, también podría ser cierto, porque los soldados ya sabrán que están en Ucrania como invasores, no como amigos, y eso será una sensación muy incómoda.

La mayoría de los adultos en Ucrania hablan ruso lo suficientemente bien como para dar a conocer sus sentimientos a los invasores en persona y con bastante detalle, por lo que los soldados rusos no se dejarán engañar por la propaganda oficial que sigue engañando a sus amigos y familiares en su país. Se sentirán engañados por sus propias autoridades.

El sistema de abastecimiento del ejército ruso se ha gestionado tan mal que los soldados han tenido que pasar gran parte de su tiempo "viviendo de la tierra", lo que en realidad significa robar, comprar o mendigar alimentos y agua a la población local ucraniana, por lo que no sentirán más que desprecio por sus propios líderes.

Sus propios teléfonos móviles fueron confiscados por sus oficiales en la frontera, pero sus compañeros más emprendedores ya habrán adquirido unos ucranianos, por lo que sabrán lo que está ocurriendo realmente en otros lugares casi al instante, incluyendo cualquier brote de desobediencia por parte de las tropas rusas.

Y la mayoría de ellos están sentados esperando a que ocurra algo, excepto las pocas unidades que cada día son alcanzadas por las incursiones ucranianas: digamos, un centenar de muertos al día.

Los ejércitos a veces se funden, o al menos dejan de funcionar como jerarquías militares. No estoy prediciendo con seguridad que esto vaya a ocurrirle al ejército ruso en Ucrania, pero ciertamente se dan las condiciones ideales para generar ese tipo de colapso.

Así que los ucranianos deberían (y probablemente lo harán) esperar un poco más y ver si el ejército ruso realmente se desmorona.

Si no lo hace y los bombardeos rusos empiezan realmente a destrozar las grandes ciudades, entonces hay que esperar más, porque al final tendrán que enviar sus tropas para ocuparlas. Si rechazan esa orden, entonces habrás ganado.

Si la obedecen, habrás perdido la guerra convencional. Envíen al presidente Volodymyr Zelensky al extranjero para que dirija el gobierno en el exilio, si todavía está vivo, y empiecen a planificar la guerra de guerrillas de la resistencia.