La exposición pretende mostrar los testimonios de mujeres que han sufrido algún tipo de no violencia durante la celebración del Día Internacional de la Mujer. En un comunicado de la Dirección Regional de Cultura del Centro, la exposición "pretende estimular la sensibilidad del público hacia uno de los temas más complejos de nuestra sociedad".

En la sala de exposiciones, hay algunos pares de zapatos rojos. Los zapatos rojos han sido utilizados como símbolo para hablar de la violencia hacia las mujeres, siendo utilizados en manifestaciones o incluso en exposiciones en todo el mundo.

Además de los zapatos rojos, hay en las paredes testimonios reales de mujeres que sufrieron los más diversos tipos de violencia. Hay citas de mujeres que sufrieron violencia psicológica, intimidación, mutilación genital, persecución, arresto obstétrico, sexual, tráfico de personas para trabajos sexuales no consentidos y testimonios de mujeres a las que no se les permitió usar su dinero como querían, enfrentándose a consecuencias violentas en caso de que no gastaran el dinero como les decía el marido. El tipo de violencia con más testimonios es la violencia obstétrica.

Mientras se leen los testimonios, los visitantes escuchan las voces de algunas mujeres que muestran su rostro, o no, y cuentan ante una cámara lo que han vivido como víctimas de la violencia doméstica.

El ambiente es tranquilo ya que cada visitante puede sentirse abrumado mientras lee y escucha los testimonios de estas 28 mujeres que contaron sus historias y permitieron que fueran leídas y vistas por el público en general.

La exposición finaliza el 8 de mayo y el 25 de noviembre podrá verse en el Museu José Malhoa de Caldas da Rainha.