En toda la cadena alimentaria, hasta llegar a nosotros, los humanos, existe el deseo de comer y tratar de no ser comido, y una de las mejores maneras de no ser comido es "esconderse a plena luz del día", como dice el refrán.

Hay varias criaturas que lo hacen muy bien: los tigres, por ejemplo, tienen rayas que se mezclan con su entorno, lo que dificulta que un antílope desprevenido los vea arrastrándose por la hierba. A menor escala, muchos insectos se disfrazan con gran habilidad para imitar hojas o flores, como el saltamontes de la hoja muerta o la mantis religiosa de las orquídeas. Incluso los peces lo hacen, como el pez piedra o la platija, y las aves, como el búho gris, que se mimetiza con un árbol de forma tan eficaz que un ratón probablemente pasaría por encima de él antes de darse cuenta de que está allí.

Siempre pensé que los camaleones eran muy buenos para disfrazarse y esconderse de los depredadores, cambiando mágicamente de color, pero resulta que estoy totalmente equivocado. Eran mis maestros favoritos del disfraz, y sí que cambian de color, pero no es un disfraz para todos ellos. La extraña capacidad del camaleón para cambiar de color ha desconcertado durante mucho tiempo a la gente, pero ahora se ha descubierto el secreto de este lagarto: la mayoría de las veces cambian de color para regular su temperatura o para señalar sus intenciones a otros camaleones, por ejemplo.

Son lagartos que forman parte de la familia científica denominada Chamaeleonidae. Además de la capacidad de cambiar de color, los camaleones tienen muchas otras características que los hacen especiales, como pies de loro, ojos que pueden mirar en dos direcciones diferentes a la vez y lenguas y colas largas. Muchos pueden correr hasta 30 kilómetros por hora y pueden evitar a los depredadores con bastante facilidad, por lo que el camuflaje es sólo una razón secundaria para cambiar de color. También se distinguen por su forma de andar oscilante, y los más grandes tienen una cola definitivamente prensil.

Se encuentran en África, Europa, Asia y América del Norte. Hay unas 200 especies diferentes de camaleones, según la Wikipedia, y pueden vivir tanto en selvas como en desiertos.

Camaleones

Entonces, ¿por qué quieren cambiar de color?

Los científicos creen que lo hacen para reflejar su estado de ánimo. Al hacerlo, envían señales sociales a otros camaleones. Por ejemplo, los colores más oscuros podrían significar que un camaleón está enfadado. Los colores más claros pueden servir para atraer a sus parejas. Otros cambian de color para ayudar a su cuerpo a adaptarse a los cambios de temperatura o luz.

Por ejemplo, un camaleón que tiene frío puede cambiar a un color más oscuro para absorber más calor y calentar su cuerpo.

¿Cómo consiguen estos cambios de color?

La capa más externa de la piel del camaleón es transparente, y bajo ella hay varias capas más de piel que contienen células especializadas, pequeños sacos de diferentes tipos de pigmentos. Las capas más profundas están llenas de melanina marrón, el mismo pigmento que da a la piel humana sus múltiples tonalidades. La siguiente capa son células con un pigmento azul que reflejan la luz azul y blanca, y encima hay otras que contienen pigmentos amarillos y rojos respectivamente. Cuando un camaleón experimenta cambios en la temperatura corporal o en su estado de ánimo, su sistema nervioso ordena a determinadas células que se expandan o se contraigan, y esto cambia el color de la célula, que es capaz de producir una deslumbrante gama de rojos, rosas, amarillos, azules, verdes y marrones.

Estos llamativos colores no les ayudarán necesariamente a pasar desapercibidos, ¡pero les permitirán transmitir su mensaje a otros camaleones alto y claro!

Así que ahí tienes, una criatura que parece dura y correosa por fuera, pero que por dentro es un alma sensible que lleva, si no su corazón, sí sus colores, en las mangas.