¿División republicana?

Por TPN/Lusa, in Opinión, Estados Unidos/Canadá · 08-02-2021 17:00:00 · 0 Comentarios

Si el Partido Republicano se divide, ¿qué nombre debería usar la parte escindida? ¿El Partido Republicano Insurreccional Libertario de Sangre Blanca (WPILTBRP), o simplemente el Partido Trump?

O tal vez el secuestrador en jefe se quede con el nombre del partido que robó, en cuyo caso el grupito tiene que inventar algo completamente diferente. ¿El Partido Conservador, tal vez?

Esta cuestión aún no se ha convertido en un tema candente, porque no está nada claro que el Partido Republicano vaya a dividirse realmente. Después de todo, al menos 45 de los cincuenta senadores republicanos van a votar en contra de impugnar a Donald Trump en el juicio que se ha abierto hoy (martes) en el Senado. Eso no suena a que se estén preparando para echarlo del partido.

Aquí está Rand Paul, el senador republicano de Kentucky que se puso a la cabeza para exigir que se anule la acusación contra Trump de "incitación a la insurrección contra la república": "El impeachment es para la destitución del cargo, y el acusado aquí ya ha dejado el cargo", dijo, repitiendo como un loro la excusa del partido para negarse a condenar a Trump sin aprobar realmente el intento de golpe.

Pero el 6 de enero, apenas unas horas después de que la turba abandonara el edificio del Capitolio, Paul se pronunció enérgicamente contra la idea de que alguien en el Congreso intentara revertir el resultado electoral certificado por los estados, lo mismo que Trump había enviado a la turba para obligar al Congreso a hacer. El hombre está claramente en conflicto, y también su partido.

Pero hay una historia más profunda aquí. Compara lo que el Partido Republicano hizo en la Cámara de Representantes el 3 de febrero en una votación secreta, y luego lo que hizo el 4 de enero en una votación pública abierta.

El miércoles pasado, los miembros republicanos de la Cámara, votando a puerta cerrada, confirmaron a la representante Liz Cheney como tercera republicana de mayor rango en la cámara baja, a pesar de que había "traicionado" a Donald Trump al votar por su destitución. La votación no estuvo ni siquiera reñida: 145 a favor de mantenerla en su puesto, sólo 61 en contra.

Al día siguiente, en una votación abierta sobre si la diputada Marjorie Taylor Greene, una fanática leal a Trump, debía mantener su puesto en varios comités del Congreso a pesar de sus opiniones desagradables y sin sentido, los mismos miembros republicanos de la Cámara votaron por mantenerla en su puesto por 199 a 11.

Greene cree que los incendios forestales de California fueron provocados por rayos láser judíos desde el espacio. Cree que el 11-S fue un trabajo interno. Cree que algunas masacres en escuelas de EE.UU. fueron operaciones de "falsa bandera", presumiblemente organizadas por los demócratas. Comparte las teorías conspirativas de Q-Anon. Debe ser vergonzoso incluso sentarse cerca de ella.

De todos modos, perdió sus puestos en el comité, porque todos los demócratas votaron para forzar su salida. Pero en una votación secreta, la mayoría de esos congresistas republicanos también la habrían repudiado, probablemente por la misma mayoría de dos a uno que dieron en apoyo de Liz Cheney.

Los congresistas republicanos pueden ser débiles y cobardes, pero la mayoría no son malvados. En una votación abierta sintieron que debían respaldar a Greene, porque de lo contrario los leales a Trump en sus distritos de origen se asegurarían de que no volvieran a ser elegidos. Pero les encantaría deshacerse de él si pudieran hacerlo con seguridad.

No será tan fácil, porque Trump es realmente aterrador si estás al alcance de su ira, como lo están todos estos hombres y mujeres, excepto unos pocos. Pero esos dos votos salvajemente contradictorios nos dicen que el partido republicano probablemente se dividirá. Lo que queda por resolver es qué sucesor sobrevivirá a largo plazo.

Cuando los partidos políticos se dividen, no suele acabar bien para la facción que parece haber salido airada. Los que se quedan en el "viejo" partido conservan las cuentas bancarias y las listas de donantes, y además suelen parecer más maduros, lo que puede ser una gran ventaja política en una época turbulenta.

Así que la primera prioridad para el ala cuerda de los republicanos debe ser provocar una ruptura lo antes posible, y asegurarse de que los culpables sean los trumpistas. Eso no debería ser difícil de organizar con Donald Trump a la cabeza. Es un riesgo, pero los auténticos conservadores no tienen futuro en un partido que está bajo el pulgar de Donald Trump de todos modos.

¿No dividiría eso el voto de la derecha? Sí, pero es demasiado tarde para preocuparse por eso. Puede que los demócratas vuelvan a ganar en las elecciones de mitad de mandato de 2022, pero si la división se produce pronto la guerra civil podría haber terminado y el Partido Republicano llegar a ser reconstruido sobre una base mejor para 2024. Es muy probable que para entonces Trump esté totalmente gagá pero siga aguantando, lo que sin duda ayudaría a que el proceso avanzara.

¿Y cómo deberíamos llamar al nuevo partido de Trump? Sugeriría el Monster Raving Loony Party, pero el nombre ya está cogido.



Artículos relacionados


Comentarios:

Sé el primero en comentar este artículo
Temas interactivos, envíanos tus comentarios / opinión sobre este artículo.

Ten en cuenta que The Portugal News puede utilizar comentarios seleccionados en la edición impresa del periódico.